Home > Editoriales > ¿Por qué nos debe interesar la elección en EE. UU.?

¿Por qué nos debe interesar la elección en EE. UU.?

Algunos de mis lectores se han preguntado el por qué de mi interés en la elección norteamericana, pero en la “aldea global” en que hoy vivimos un hecho que ocurra a miles de kilómetros de distancia puede tener un gran impacto en nosotros. Gracias a la llamada Nica Act, Estados Unidos (EE.  UU.) vuelve a llamarnos la atención. Lo mismo ha ocurrido con  una serie de acontecimientos que   han sucedido y  nos pueden afectar.  ¿Qué pasaría si la señora Clinton llega a la Casa Blanca? La respuesta nos la da ella en un discurso reciente que pronunció en  Des Moines, Iowa: “En un mundo vasto y complejo, a veces pasamos por alto a nuestros vecinos más cercanos. Miramos hacia el este, miramos hacia el oeste, pero frecuentemente nos olvidamos de mirar hacia el sur, aun cuando ninguna región es más importante para nuestra prosperidad a largo plazo y nuestra seguridad que Latinoamérica.

.

¿Qué pasaría si Trump gana la contienda? Andrés  Oppenheimer  en el Nuevo Herald da la opinión de algunos presidentes latinoamericanos. El argentino Mauricio Macri  dijo: “Sentimos mayor cercanía” con la candidata demócrata Hillary Clinton en la campaña presidencial de EE. UU.” “En términos de seguir intensificando las relaciones, nos hace sentir más cómodos frente a un discurso bastante aislacionista que ha tenido el candidato Donald Trump, la posibilidad de continuar trabajando con Hillary Clinton”.

El  peruano Pedro Pablo Kuczynski,  cuando  se le preguntó  si le preocupa la posibilidad de que gane Trump, dijo: “Sin duda preocupa. Pero preocupa sobre todo la idea de proteccionismo, de romper acuerdos de comercio que han sido favorables para ambos”.

El colombiano Juan Manuel Santos contesta: “Pues si cierra el libre comercio está en contra de lo que nosotros creemos que es lo conveniente”. Sobre las promesas de Trump de deportar a millones de indocumentados, “por supuesto que nosotros favorecemos una política mucho más generosa que la que Trump está aduciendo”.

Oppenheimer concluye: “No sería descabellado suponer que una victoria de Trump podría inclinar a América Latina hacia la izquierda, e incluso unir a la región en contra de Washington”.

Como los acontecimientos sucedan donde sucedan en esta “aldea global” se relacionan. Veamos  lo ocurrido en España con la derrota de Pedro Sánchez exlíder del PSOE y sus consecuencias para la ultraizquierda española. La derrota de Lula y del  Partido de los Trabajadores (PT), quienes el pasado domingo perdieron  hasta la alcaldía de Sao Bernardo do Campo, la cuna del partido y fortín del mismo  Lula. El total aislamiento de Maduro a nivel internacional en Venezuela, y lo más grave, el corte del crédito de China a su gobierno.
Pero sobre todo,  lo ocurrido en Colombia. La victoria del no, un hecho trascendental, una lección a la comunidad internacional  que dio el pueblo colombiano al mundo  exigiendo estándares más altos de justicia, y que todo acuerdo debe estar enmarcado en la Constitución.

Y más que eso,  la ruptura en mil pedazos de la política cubana en América Latina que pretendía insertar como partido político a una banda de asesinos, culpables algunos de ellos  de crímenes de lesa humanidad, repletos de miles de millones de dólares  producto del narcotráfico, para tomarse fácilmente el poder y  desquebrajar la frágil democracia que se ha logrado construir  y desde ahí consolidar Venezuela, e irrumpir en el Caribe  desestabilizando  el resto  del continente. Sí interesa lo que vaya a ocurrir en EE. UU.  no solo por las consecuencias políticas, hay otros valores que están en juego. ¡La justicia, nuestros valores democráticos, nuestro concepto de lo que debe ser una república,  la libertad! (publicado en http://www.laprensa.com.ni).

Por: Ivàn de Jesús Pereira.

.
.

Leave a Reply