Home > Nacional > Las pandillas: un mal de nunca acabar en varios países

Las pandillas: un mal de nunca acabar en varios países

en-imgenes-el-cierre-del-la-crcel-de-cojutepeque-en-el-salvador-body-image-1469787650

El Centro Antipandillas Transnacional (CAT)  fue inaugurado en Guatemala el 25 de octubre de 2011, inició labores oficiales a partir de esa fecha, quedando establecida la creación, organización y funciones de esta unidad, subordinada a la Subdirección General de Investigación Criminal de la Policía Nacional Civil que como objetivo principal tiene el de determinar la transnacionalidad de las pandillas.

.

Este centro antipandillas es apoyado decididamente por el FBI, por sus siglas en ingles (Federal Bureau of Investigation) (Oficina Federal de Investigación o el Buró Federal de Investigación) con una alta capacidad de comunicación y coordinación a nivel internacional, principalmente con los países que comparten el fenómeno de América Central, siendo estos:  El Salvador, Honduras, Guatemala, México y Estados Unidos.
Esta división élite es conformada por personal de PNC, seleccionado y verificado por el FBI.   Realiza operaciones de inteligencia, análisis e investigación criminal en coordinación con el Ministerio Público y con el respaldo absoluto de la cúpula policial.
Dentro de los objetivos que esta unidad persigue se encuentran: 1. Recopilar y analizar información relacionada a las actividades delincuenciales transnacionales de las pandillas MS y 18. 2. Realizar investigaciones sobre hechos delictivos transnacionales que involucren la participación de estas pandillas. 3. Identificar patrones delincuenciales transnacionales y modus operandi y 4. Determinar los niveles de vinculación entre las pandillas MS y 18 con estructuras del crimen organizado nacional y transnacional.
Oportunamente, los CAT o Centros Antipandillas Trasnacional, empezaron a operar en el Salvador desde el 2007 y en Honduras desde el 2012,  ambos con el apoyo del FBI.

Con esta estructura policial, el Triángulo Norte coordina de mejor forma, intercambia información, comparte prácticas efectivas de investigación y coordina operativos para neutralizar las acciones delincuenciales de las pandillas.

Unen ideas

Los países del Triángulo Norte de Centroamérica, Guatemala, El Salvador y Honduras, compartimos fronteras, comercio y desarrollo pero también tenemos una problemática seria con respecto a la pobreza, la violencia y el crimen organizado. Esta problemática ha sido objeto de análisis y de toma de acciones por parte de los Estados porque no se puede seguir poniendo en riesgo la vida de los ciudadanos y la estabilidad de la región. Buena parte de esta problemática la ocasionan las denominadas pandillas o maras que ahora son transnacionales.

Este término transnacional obedece a que las pandillas Mara Salvatrucha (MS13) y el Barrio 18, asedian a los tres países y son responsables de buena parte de los índices de homicidios que sitúan al Triángulo Norte como una de las zonas más violentas del continente. Se consultó a expertos sobre este tema y nos indican que desde las cárceles se planifican la mayoría de acciones delictivas; de estas salen las órdenes para asesinar a rivales, para extorsionar y  utilizar el dinero en compra de armas, mantener a la organización y lavar el dinero en negocios de fachada, a las cárceles regresa dinero, drogas y armas y otro ilícitos, situación que es común en estos tres países.

Las maras ahora planifican en El Salvador acciones hacia Guatemala o hacia Honduras con el peligro que ahora se están adentrando al negocio del tráfico de drogas como un fenómeno de tercera generación. Estas pandillas son una organización criminal en la que sus miembros viven en una especie de hermandad con normas propias y patrones de conducta definidos,   todos bajo el lema “Se vive y se muere por y para el barrio”.

El esfuerzo de los mandatarios

El 23 de agosto del 2016 reunidos en la ciudad de San Salvador, los presidentes de la Repúblicas de Guatemala Jimmy Morales, El Salvador, Salvador Sánchez Cerén y  Honduras Juan Orlando Hernández se reunieron con el propósito de establecer los planes y acciones conjuntas para el fortalecimiento de la seguridad en los países del Triángulo Norte de Centroamérica, coincidiendo en la necesidad de complementar el trabajo de las instituciones relacionadas al tema de la seguridad.

En esta reunión los tres Presidentes instruyeron la puesta en marcha del Plan Regional para el Combate a la Criminalidad Organizada en los Países del Triángulo Norte, el cual regula y coordina las actividades a desarrollar por las instituciones involucradas en la prevención y combate a la criminalidad organizada transnacional a través de las leyes internas y otros instrumentos ratificados en dicha materia para los países del Triángulo Norte.

Con esta declaración conjunta se da vida al grupo de alto nivel de seguridad GANSEG para que las coordinaciones entre las instituciones de seguridad sean más rápidas, más efectivas y más contundentes contra las maras que en muchos territorios operan con total impunidad.

.
.

Leave a Reply