Home > Columnas > Empresario, catedrático y director CEES

Empresario, catedrático y director CEES

La semana pasada escribí un artículo en el que repetí una frase que mencionó en una conferencia, José Piñera: “La gente muere de pobreza, no de desigualdad”, pero cometí el error de escribirla mal entonces. Ahora está clara y me da la oportunidad de ampliar algunas reflexiones sobre el tema.

Hay una enorme cantidad de personas que se preocupan por resolver el tema de la desigualdad, olvidándose por completo del tema de la pobreza, y es que resolver la pobreza es más importante y urgente, pues precisamente la gente sufre cuando hay carencias de todo. Los que mueren de hambre en el mundo lo hacen por falta de alimentos y ocurre justamente en aquellos países donde más intervención de los gobiernos ha ocurrido para tratar de eliminar la desigualdad.   

En una sociedad libre existe crecimiento económico con un incremento de oportunidades de mejora de vida de todos sus habitantes, pero tampoco hay tal cosa de iguales oportunidades.  Hay más oportunidades que antes, y eso es lo que importa, pues de esa manera la gente disminuye su pobreza.

El mundo ha ganado su libertad económica desde 1985. Se refleja en los Índices de libertad económica, tanto del Fraser Institute como el de Heritage Foundation con el Wall Street Journal.  El doctor James Gwarney, entre sus conclusiones sobre el índice económico después de analizarlo en 30 años que lleva de construirse, concluye que el mundo ha ganado en libertad económica y la pobreza ha disminuido. De hecho, él comentó en una de sus conferencias que “Por primera vez desde el surgimiento del crecimiento económico sostenible, aproximadamente hace 200 años, la desigualdad del ingreso a nivel  mundial ha caído y la pobreza se ha reducido a un nivel históricamente más bajo”.

Este tema no es ideológico, sino es una realidad, es pura evidencia. Quienes persisten en luchar contra la desigualdad cometen un grave error, porque proponen medidas fiscales agresivas y una fuerte redistribución de la riqueza. Esto no resuelve el problema de la pobreza sino que hace que perdure más y se estanque el crecimiento económico, que es lo que en realidad importa para sacar a los países adelante.

Chile sigue siendo un país exitosísimo en Latinoamérica. Hizo una serie de reformas hacia una mayor libertad que permitió una rápida reducción de la pobreza. Y su sistema de pensiones que era estatal y estaba quebrado fue cambiado por uno de capitalización individual que ha permitido la generación de miles de millones de dólares, que son fuente de financiamiento e inversión en ese país que se sigue industrializando rápidamente.

Los trabajadores de Chile están mucho mejor que los de muchos países del mundo, porque el rendimiento de esos fondos ha sido impresionante. Mientras que en Guatemala, la rentabilidad de los fondos de IVS (Invalidez, Vejez y Sobrevivencia) entre 1981 y el 2004 (23 años) ha sido negativo en términos reales (descontando la inflación), -1.22%, en Chile, de 1981 al 2014 (33 años) ha sido del 8.3% en términos reales (descontando la inflación). Los chilenos se quejan por ser exitosos, porque quieren más, mientras que los guatemaltecos deberían quejarse por estar perdiendo su capital y sus inversiones que servirán para su vejez.

Si queremos que la gente mejore su nivel de vida y disminuya rápidamente su pobreza, necesitamos más crecimiento económico. Es necesario fortalecer las instituciones que garanticen la libertad, la vida y las pertenencias de las personas, incluyendo sus propios ahorros para su vejez, o sea sus propios fondos de pensiones.

2 Responses

  1. Ximenej

    Hay que aclarar que el crecimiento económico que se busca es “PARA TODOS”y no para algunos y los de siempre. El Piñatero chileno, no sólo logró su riqueza a través del Estado, pero solo para su igualados. Falto agregar que los reclamos de los que participan en el seguro social privado no es por más, es por la corrupción que engendra y el falso crecimiento que representa al no cumplir con sus compromisos con los asociados. Como siempre Ramón, Ud con sus medias verdades, que al final son mentiras.

  2. Herberth Castellanos

    El crecimiento económico que ha tenido Guatemala me recuerda a aquella famosa frase “si yo me como un pollo y tu ninguno, en promedio nos comimos medio pollo cada uno”. Eso es desigualdad, señor parrillada, no solo importan los “promedios” y los índices agregados a nivel de país, porque aquí en Guatemala hay gente demasiado rica (menos del 1 por millar de la población), que cada vez es mas rica, pero son los mismos de siempre (pollo, cerveza, cemento, azúcar, café, guaro, etc.), los que lo financian a usted y a su retahila de loritos amaestrados en sus tanques de pensamiento, mientras que la mayoría de la población se sume cada vez mas en la pobreza, la clase media ha desaparecido casi en su totalidad y eso incide en la realidad que vive la MAYORÍA de guatemaltecos y no solamente los que usted ve en su burbuja de la zona 10, zona 15 y zona 14.

Leave a Reply

tres + 18 =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com