Home > Nacional > Guatemala, los cultivos de amapola y la reducción de la oferta

Guatemala, los cultivos de amapola y la reducción de la oferta

Amapolas
Por Juan Roberto Garrido Pèrez. 

En el ámbito mundial, la amapola es utilizada para la elaboración de opio y heroína, así como drogas farmacéuticas como morfina y codeína. La morfina es una potente droga opiácea usada frecuentemente en medicina como analgésico. La morfina fue nombrada así por el farmacéutico alemán Friedrich Wilhelm Adam Sertürner en honor a Morfeo, el dios griego de los sueños. Dentro de los usos medicinales se receta para dolor en el infarto agudo de miocardio, dolor posquirúrgico, dolor asociado con golpes, como analgésico para tratar dolores agudos, dolor generado por el cáncer y dolor provocado por los huesos.

En Guatemala, los productores que cultivan amapola o adormidera en el noroeste de Guatemala a lo largo de la frontera con México con incidencia en lugares montañosos de Ixchiguán, Tajumulco y Tacaná la convierten en un negocio muy rentable cuando cárteles de la droga compran la resina de la planta de la amapola y la convierten en heroína para distribuirla principalmente en los Estados Unidos de Norteamérica y Europa. Esta poderosa droga es responsable de miles de muertes anualmente y su negocio es el negocio de la muerte.

INFORME MUNDIAL SOBRE LAS DROGAS 2016 DE UNODC (OFICINA DE NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y DELITO)

De acuerdo con el resumen ejecutivo del informe mundial sobre las drogas 2016 de UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y Delito), en 2015 la producción mundial de opio, que tiene lugar principalmente en Asia sudoccidental y, en menor medida, Asia sudoriental y América Latina, disminuyó en un 38% respecto del año anterior, hasta llegar a alrededor de 4,770 toneladas, es decir, a los niveles de finales de la década de 1990. imagesEsa disminución se debió principalmente a la menor producción de opio en Afganistán (que se redujo en un 48% respecto del año anterior), en gran medida como consecuencia de los bajos rendimientos obtenidos en las provincias meridionales de ese país. Sin embargo, en Afganistán siguen concentrándose casi dos tercios de la superficie mundial de cultivo ilícito de adormidera (183 mil hectáreas), superficie que disminuyó en un 11% respecto del año anterior, a aproximadamente 281 mil hectáreas. Hay indicios de que el consumo de heroína está repuntando en algunos países en los que había disminuido. Durante el decenio anterior aumentó en América del Norte, lo que se reflejó en un mayor número de muertes relacionadas con esa droga. En cambio, en Europa occidental y central las tendencias a largo plazo siguen siendo estables o descendentes desde finales de la década de 1990. Sin embargo, se observan los primeros indicios de un repunte del mercado de la heroína, como el incremento de la disponibilidad y el consumo de esa droga en algunos mercados de Europa, así como el gran aumento del volumen de algunas incautaciones de heroína destinada a Europa. Además, el tráfico de heroína sigue aumentando en América, donde la incautación de heroína y morfina aumentó de un promedio de cuatro toneladas en el período 1998-2008 a siete toneladas anuales en el período 2009-2014, lo que está en consonancia con el aumento de la producción de opio comunicado en América Latina durante esos períodos.

Cultivos Alternativos
La lucha contra las drogas, cuyo objetivo es eliminar el cultivo ilegal de la amapola opiácea, tiene como propósito principal promover la diversificación de los medios de subsistencia, mejorando el acceso a actividades agrícolas y no agrícolas rentables en las comunidades que viven del cultivo de la amapola. La participación de las comunidades locales en la evaluación y elaboración de otras oportunidades lucrativas es decisiva para garantizar que los participantes hagan suyo el proyecto y subsanar las limitaciones de la ejecución del mismo, antes de emprender sus actividades. ¿Qué cultivos alternativos se les pueden ofrecer a los productores agrícolas para que dejen de sembrar cultivos ilícitos? Esa es la gran tarea del Estado; para ello, en las zonas donde se cultiva amapola deben concentrarse esfuerzos de control territorial, negación del espacio a los cárteles, mayor presencia del Estado por medio de sus instituciones, mejorar la comunicación con las autoridades locales y trabajar fuertemente con las generaciones de jóvenes que están creciendo en este ambiente hostil y al margen de la ley,

IMPACTO DEL DESARROLLO EN EL PROBLEMA MUNDIAL DE LAS DROGAS

El desarrollo puede reducir la vulnerabilidad de los agricultores a los factores que los inducen a dedicarse al cultivo y la producción ilícitos, así como reducir sosteniblemente el cultivo para la producción de drogas. Sin embargo, si en las intervenciones orientadas al desarrollo no se tiene en cuenta el grado en que la comunidad se ve expuesta a determinados problemas relacionados con las drogas, esas intervenciones pueden generar inadvertidamente una dinámica que aumenta el cultivo ilícito, como demuestra el caso de los grandes programas de desarrollo ejecutados a comienzos de las décadas de 1960 y 1970 en la región andina. El caso de Afganistán Puede que en ninguna otra parte del mundo un país, junto con la comunidad internacional, se haya enfrentado a una gran economía de la droga ilegal como en el caso de Afganistán. Dado el deterioro de las condiciones de seguridad, económicas y políticas en ese país, no hay perspectivas realistas de que en los próximos años se puedan reducir radicalmente la economía de la adormidera y la dependencia que de ella tiene la economía afgana. Los talibanes se ofrecen como protectores de los agricultores de amapola, logrando un gran capital político y enormes recursos materiales al oponerse a la erradicación. Medir el tamaño de las economías ilícitas y cualquier cifra que se derive de ellas, como los beneficios, es difícil, pero se estima que entre el 20% y el 40% de los ingresos de los talibanes viene de las drogas. Y no son los únicos que se benefician. También las bandas criminales, normalmente conectadas con autoridades afganas y otros elementos de las fuerzas de seguridad del país, las élites tribales y muchos antiguos señores de la guerra convertidos en funcionarios de alto rango. En resumen, la economía ilegal de las drogas aumenta la inseguridad, fortalece la corrupción, produce deformaciones macroeconómicas y contribuye a un gran incremento del consumo y la adicción.

.
.

Leave a Reply