Home > Editoriales > ¿FIN DE LA VIEJA POLÍTICA?

¿FIN DE LA VIEJA POLÍTICA?

Notable muestra de que en Guatemala la era de la “vieja política” está llegando a su fin, dio el presidente de la República, Jimmy Morales, cuando el martes pasado le informara a la población, que su hijo José Manuel, y su hermano Samuel, acudieron al Ministerio Público a rendir declaración en cuanto a una investigación que se lleva a cabo dentro del caso denominado Botín Registro de la Propiedad que los involucra a ambos. Faltan aún muchos detalles por dilucidar, pero el solo hecho que el mandatario de la Nación permita que se ponga a disposición de la justicia a su propia sangre, sin interferencia alguna, es algo que hay que reconocerle.

Este medio ha sido crítico del presidente Jimmy Morales por la lentitud en la toma de decisiones de Estado y la falta de acciones para mejorar en temas como seguridad, salud, educación y empleo en el país. Pero esta acción de transparentar oportunamente un caso sujeto a investigación penal que involucra a su familia, sugiriendo, además, que ningún ciudadano está por encima de la ley y que no intervendrá en este proceso judicial, es, en definitiva, un sobresaliente ejemplo de integridad y forma parte del “debido proceso moral” de un funcionario público de alto rango.

Es normal que las máximas autoridades públicas se tropiecen con este tipo de contingencias, cuando familiares, amigos, conocidos ¡y hasta desconocidos! actúen y abusen de la sombra del poder. El único camino que queda entonces, es dejar que la justicia tome el control del caso y marcar distancia, precisamente lo que el presidente Morales hizo. Como dice el dicho, “sucede hasta en las mejores familias”, basta recordar el caso de cuando el rey Felipe VI de España le revocó a su hermana, por decreto, el título de infanta Cristina de Borbón, a manera de someterla a los procesos de la justicia como una ciudadana más, sin privilegios.

No obstante, lo anterior, este medio estima justo también hacer un llamado a la población a que este incidente, que se está manejando dentro de los parámetros legales y éticos de la buena política, tampoco se convierta en un apetitoso movimiento desestabilizador, que de hecho en tan solo pocas horas posteriores al video del presidente Morales presentado el pasado martes 13 por televisión, ya circulaban insinuaciones de relevos al más alto nivel.

Guatemala lleva año y medio de estar soportando una crisis política que ha paralizado la economía y está afectando gravemente el tema del empleo. Los oportunismos políticos solo benefician a estas agendas que viven, precisamente, del conflicto. Siglo.21 apuesta por la estabilidad, y con sus defectos, demoras y desaciertos, aun así, es menos costoso este gobierno que alimentar otra crisis política que nos robe el único factor de producción que no se recupera: el tiempo.

.
.

Leave a Reply