Home > Columnas > Ya conocí a Uber

Unas reuniones de trabajo en Washington D.C. me dieron la oportunidad de conocer a Uber. No se trata de una persona, sino más bien es un sistema de transporte muy bien concebido, que tiene el potencial de revolucionar la forma como nos transportamos, especialmente en las grandes ciudades. Esto es de especial relevancia para quienes vivimos y transitamos en la ciudad capital, en donde cada día se agravan los problemas de tránsito, los montos millonarios destinados al subsidio al transporte urbano se conciben como un desperdicio y se implementó un transurbano que no logró los resultados esperados.

Uber es un sistema o plataforma digital que permite que se encuentren los oferentes de servicios de transporte y los demandantes de estos. Uber es un producto de la revolución digital, ya que simplemente logra conectar a personas que necesitan movilizarse de un lugar a otro con personas que tienen un vehículo y desean prestar un servicio. Es muy eficiente, y lo más interesante es que se ha convertido en una empresa grande y exitosa, sin tener un solo vehículo. Está en el negocio del transporte, mas no en el de la compra de automóviles.

Hay estimaciones que indican que Uber permitirá reducir la cantidad de vehículos en las ciudades entre un 80% a un 90%, porque muchas personas ya no pensarán en comprar un carro, sino se transportarán con eficiencia y rapidez sin poseer un vehículo e incurrir en los gastos de mantenimiento que ello implica. Se ahorrarán los problemas de tener que llevarlo a sus servicios o lavar el carro.

Además, la disponibilidad de este servicio tendrá un impacto importante en la reducción de tráfico, así como en minimizar la necesidad de espacios para parqueo de automóviles, liberando así espacios importantes que pueden convertirse en parques o en áreas de vivienda. Y al reducirse la cantidad de carros se reduce la contaminación, impactando positivamente en el ambiente.

¿Podrá ser Uber una opción en la ciudad de Guatemala? Dado que aún no contamos con esta innovación, su ingreso podría dinamizar de manera importante el mercado del transporte urbano. Esperemos que pronto sea una realidad y que podamos también acceder a estas maravillas de mundo desarrollado que facilitan la vida a miles de personas. Para que funcionen herramientas tecnológicas como esta, se requiere mayor disponibilidad de teléfonos inteligentes e internet accesible a la mayoría de las personas, ya que el servicio se solicita y paga por vía electrónica.

El uso de la tecnología está cada vez más presente en algunas sociedades. En los Estados Unidos, por ejemplo, las personas mismas realizan el proceso de pago de los bienes que desean comprar. Estamos superando al mundo de los Supersónicos, donde la tecnología tiene un papel cada día más importante para la mayoría de las personas y se ha convertido en un medio usual para realizar transacciones y desarrollar acciones comunes. Necesitamos políticas públicas que faciliten la incorporación de tecnología a la vida diaria. La disponibilidad de banda ancha permitirá capacidad de brindar servicios de telecomunicaciones e información para la población en general. Esperemos que en un tiempo no muy lejano podamos también los guatemaltecos transportarnos con ayuda de Uber y podamos mejorar la calidad del transporte público de que disponemos.

.
.

Leave a Reply