Home > Columnas > Superación de la atomización de la Universidad de San Carlos

Superación de la atomización de la Universidad de San Carlos

Universitas, es el concepto original de lo que conocemos como universidad. O sea, un lugar en donde se reúnen todos los saberes, docentes y estudiantes. Es un espacio común en el cual se comparten los conocimientos de la humanidad. Unos realizando tareas de enseñanza, otros de aprendizaje, investigación para descubrir nuevos saberes y la extensión que ha sido el brazo externo para comunicarse con su entorno.

.

El decurso histórico ha modificado en algunos países esta forma de organización universitaria, especializándola en campos específicos de los saberes científicos y tecnológicos. Sin embargo, siempre ha existido un brazo articulador del todo universitario. La universidad es un todo integrado por diferentes partes, pero su quehacer es la expresión del todo.

En cuanto a la Usac, siendo una institución que aglutina un universo de saberes, es una institución desarticulada  entre sí. No existen vínculos académicos entre las diferentes unidades, sino vacíos y distancias. No hay puentes que las unan, por eso considero que en un proceso de reforma universitaria, una de las acciones sustantivas que debe orientar el Consejo Superior Universitario ha de concretarse en la superación de las diferentes islas existentes y encontrar los vasos comunicantes que liguen el trabajo de la diversidad en la unidad. En tal sentido, el objetivo  deberá consistir  en la superación de esta realidad y evitar así la diversidad de pequeñas universidades en la misma Universidad.

Ahora bien, debemos entender que la diversidad es la gran riqueza de la Universidad, siempre y cuando contemple la unidad del todo, que es la misma  Universidad. Solo recordemos que en los orígenes la universidad era la totalidad de los saberes. Se concibió como un totum y no como partes aisladas.  Lamentablemente, con la influencia napoleónica en el siglo XIX, el modelo originario fue trastocado y en el caso  de América Latina heredamos este modelo de los franceses, el cual fue alimentado posteriormente por el pragmatismo norteamericano. Hoy día las ideas se orientan en otro sentido, al comprender que no podemos trabajar en forma aislada del todo al cual pertenecemos y por lo tanto han surgido las corrientes en las que desde la interdisciplinariedad se perfile el trabajo universitario.

La Universidad de San Carlos, desde tiempos inmemoriales ha mantenido la forma de organización en donde se privilegian las Facultades, provocando una profunda dispersión. Algunos esfuerzos se realizaron para superar este modelo, con la reforma de los estudios generales en la década de los 60 bajo la dirección de Carlos Martínez Durán. Sin embargo, esto duró poco y de nuevo se acentuó la atomización académico- administrativa.

Aspiramos, en el nuevo proceso de renovación universitaria, encontrar las formas y vías para instrumentalizar la unidad en la diversidad, a partir de la redefinición de la naturaleza y atribuciones del gobierno  universitario y de la incorporación de nuevas metodologías de carácter interdisciplinario, para la formulación del currículum y de las áreas y temáticas comunes, que deben bañar el conjunto de la vida académica de la institución, así como en la formulación de algunos sistemas como el de estudios de postgrado.

.
.

Leave a Reply