Home > Uncategorized > Quiero ser diputado … ¿Seré capaz? (2 de 2)

Quiero ser diputado … ¿Seré capaz? (2 de 2)

Mario Pérez Guerra

En la entrega anterior mencioné la necesidad de que, en las nuevas reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos se incluya la creación de un instituto de capacitación política, financiado por los partidos políticos pero supervisado por el Tribunal Supremo Electoral. Hice mención y abordé el ejemplo de los diputados al Congreso de la República. Sigo con el mismo ejemplo. Hay conocimientos que solo se abordan en las facultades de Derecho, y a veces ni en las mismas. Dentro de esos conocimientos está que una de las funciones principales en todo organismo es la creación de las leyes o sean las normas de convivencia humana.

Esta creación de las leyes va íntimamente ligada al ejercicio del poder. Quien tiene poder crea la ley. Históricamente se ha aceptado que hubo, en algún momento, la creación de una primera Constitución. Posteriormente, las mismas se fueron creando después de una revolución o un golpe de Estado. Pero, ¿quién las crea? Doctrinariamente se ha reconocido que quien ostenta el poder es el pueblo; sin embargo, el pueblo al actuar democráticamente, ese poder se lo confiere a una Asamblea Nacional Constituyente, la cual, al nacer después de un golpe de Estado o una revolución, tiene el carácter de poder constituyente originario.

Esa Asamblea es la que decreta la Constitución y, al decretarla y sancionarla, delega el poder en tres organismos del Estado: Legislativo, Ejecutivo y Judicial. Es al Organismo Legislativo al que la Asamblea Nacional Constituyente le otorga el poder de crear las leyes. En otras palabras, el mayor poder lo ejerce el Organismo Legislativo, porque debe crear las leyes que debemos obedecer los ciudadanos. El Organismo Legislativo es el cerebro del Estado. Con esto quiero dejar claro el peso político que tiene el Organismo Legislativo dentro de la estructura del Estado.

En tal sentido tiene una enorme responsabilidad, juntamente con los demás organismos del Estado (no poderes del Estado como equivocadamente se dice). Por ello estimo indispensable un instituto de capacitación política para las personas que se postulen a un cargo de elección popular. Guatemala no merece la improvisación.

Leave a Reply

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com