Home > Nacional > Vivir de feria en feria

Vivir de feria en feria

Ayer se inauguró la feria patronal de Jocotenago, en la zona 2 capitalina.

Anaed Ruiz

María Estrada vende de todo, especialmente globos de colores y figuras. Y lo hace en diversas ferias patronales o cantonales que se llevan a cabo en todas las cabeceras municipales del país para celebrar al santo o santa que corresponde al lugar. En esta ocasión colocó su puesto en un minúsculo lugar de la avenida Simeón Cañas, en la zona 2 capitalina, adonde ya acuden miles de personas con motivo del Día de la Virgen de la Asunción, patrona de la ciudad de Guatemala.

Pero para ella la ocasión no es motivo de mucha alegría, pues dice que debido a la difícil situación económica, las personas no visitan tanto la feria como antes y tanto ella como sus compañeros se ven obligados a ir deambulando para vender sus productos y cada vez tienen menos tiempo en cada lugar, lo que les obliga a buscar más ferias.

 

FOTO-7

Es más, debido a este tipo de ocupaciones, muchos de ellos no tienen un lugar de residencia fija y los que tienen una vivienda laboran en otros lugares para poder subsistir y lograr que sus hijos estudien y se superen.

Jubercindo Mérida coincide con lo anterior, y comenta que años atrás el trabajo de construir su champa, colocar el mostrador y acondicionar los juguetes que da como premio a quienes acierten al tiro al blanco valía más la pena, pues las ferias duraban 22 días o más. Luego, el tiempo de la festividad se fue reduciendo, y ahora la feria de Jocotenango dura solo nueve días, por disposición del comité de vecinos de la Simeón Cañas. O sea que ahora vende menos.

“Yo tengo otras bases para trabajar, o no podría sostener a mi familia”, agregó su pariente Edwar Mérida, quien dice que no tiene un sueldo fijo o monto establecido por la venta de peluches y sorteo de otros juguetes.

Consultado sobre el particular, el alcalde auxiliar de la zona 2, Jorge Palacios, indicó que para la celebración de las ferias se llega a un consenso entre la Municipalidad de Guatemala, el Comité de Vecinos y la Asociación de Comerciantes de Ferias de Guatemala (Acofegua).Los vendedores pagan una cantidad por los espacios que utilizan, lo cual es “un costo insignificante por metro cuadrado, no mayor de un quetzal”.

La conversación se interrumpe de pronto, pues se acerca un grupo de personas o posibles clientes, a quienes se apresuraron a abordar para ofrecer sus productos, pues ahora ya no es como antes: cada vez llega menos gente a la feria, así que aprovechan para vender todo lo que pueden, en los pocos momentos de afluencia.  A ver si su suerte mejora hoy.

 

Foto-5

Una festividad añeja

Tras el terremoto de Santa Marta, ocurrido el 29 de julio de 1773, que destruyó la ciudad de Santiago de los Caballeros, las autoridades decidieron trasladar la capital y después de largas deliberaciones y pruebas, el 15 de agosto de 1776 se fundó la nueva Guatemala, llamada de la Asunción por conmemorarse ese día la advocación indicada.

El presidente Lázaro Chacón, por medio de la Secretaría de Gobernación y Justicia, emitió un acuerdo el 10 de julio de 1928, con el que se nacionalizó la feria de Jocotenango, fijada para los días 13, 14 y 15 de agosto.

El nombre de Jocotenango se debe a que también en esa localidad cercana a la Antigua Guatemala se celebra la feria patronal el mismo día y el nombre se trasladó con la nueva capital.

.
.

Leave a Reply