El Siglo

Reforma fiscal del Ejecutivo se enfoca en aumento de tasas

Gran parte del paquete tributario incluye regresar a las condiciones vigentes en 2011.

F. Quiñónez, K. De León, M. Váldez

El Ejecutivo presentó oficialmente el contenido de la reforma fiscal que el Congreso de la República deberá conocer y en su momento decidir si lo aprueba, lo modifica o lo imprueba. Entre los puntos principales destaca el aumento de Q3 al impuesto por galón de combustibles, así como regresar a las condiciones impositivas a 2011 (previo al cambio efectuado por el gobierno de Otto Pérez Molina) aparte de  un incremento sustancial en las regalías por la actividad minera, entre otros.

Al final, de aprobarse el proyecto tal como lo concibió el Ejecutivo, se esperaría un aumento de la recaudación de Q5,869.2 millones, es decir, 1.1% del producto interno bruto (PIB). El tributo a los derivados del petróleo y el aplicado sobre la renta aportarían 0.5% del PIB cada uno, según explicó el ministro de Finanzas Públicas (Minfin), Julio Héctor Estrada.

La reforma en detalle

Entre los cambios fiscales se encuentra el aumento de Q3 por galón del impuesto específico a los derivados del petróleo (IDP). Con ello el tributo pasaría en la gasolina súper de Q4.70 a Q7.70, en la regular de Q4.60 a Q7.60, en el diésel de Q1.30 a Q4.30, la gasolina de aviación de Q4.70 a Q7.70 y el queroseno de Q0.50 a Q3.50.

No obstante, en el paquete fiscal se especifica que si el precio promedio anual del petróleo WTI supera los $80 (julio-junio) por barril el impuesto se reduce en un 50%, es decir, que solo aumentaría Q1.50 por galón, pero si posteriormente el crudo se abarata a un precio promedio por debajo de $60 el impuesto se restituye a los Q3.

Con los fondos adicionales que se captarían con el incremento, el Gobierno propone aumentar de Q1 a Q2 por galón la asignación para el Fondo de Conservación Vial (Covial), y subirá en Q0.10 por galón el aporte a las municipalidades; el resto quedaría para ser utilizado por el Ejecutivo.

Impuesto sobre la renta

En el ISR, el Gobierno propone aumentar la tasa del 25% al 29% en el régimen sobre utilidades, un punto intermedio a como se encontraba antes del cambio efectuado en 2012, pues era de 31%.

En el régimen optativo, ahora tiene una tasa del 5% para quienes facturan entre Q1 y Q30 mil y de un importe fijo de Q1,500 más una tasa del 7% para quien tenga ingresos mensuales que superan los Q30 mil. En la propuesta, se mantiene igual para el primer rango (5%) pero quienes facturen entre Q30,001 y Q250 mil pagarían un importe fijo de Q1,500 y una tasa de 7% y para quienes facturen arriba de los Q250 mil el importe fijo sería de Q17,500 y una tasa del 12%.

Otros tributos

En el paquete fiscal se insiste en aumentar el impuesto al  cemento de Q1.50 a Q5 por cada saco, ampliando la base de productos gravados e incorporando algunas medidas de control. Este incremento podría generar alrededor de Q239.5 millones, los cuales se destinarán al Fondo para la Vivienda (Fopavi).

En el caso de las regalías mineras, la propuesta del Gobierno es elevar la tasa vigente de 1% a 10% sobre ingresos brutos en la producción de metales preciosos (oro, plata y platino) y de 1% a 3% en metales no preciosos. El resto de la actividad minera se mantiene en 1%.

El impacto estimado por esta reforma es de Q103.7 millones y se destinará, la mitad para las municipalidades donde se realiza la explotación minera y la otra mitad se dividirá así: 60% a otras municipalidades del departamento donde se realizó la explotación, 10% al Ministerio de Energía y Minas y 30% al Fondo Común.

Entre las otras medidas, se trasladaría la recaudación del Impuesto Único sobre Inmuebles (Iusi) a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) en las municipalidades que así lo soliciten. Adicionalmente, se fortalece el régimen de factura electrónica y se habilita su expansión sin contratiempos. Para los trabajadores en relación de dependencia, se da vida nuevamente a la planilla de facturas.

En el caso de los pequeños contribuyentes se recupera el valor de sus facturas, debido a que el impuesto al valor agregado (IVA) se podrá acreditar, con lo que este segmento volverá a considerarse un interesante proveedor.

Las explicaciones

Estrada explicó que para este año se espera elevar la carga tributaria de 9.9% del PIB, según la tendencia base, en 0.3 puntos porcentuales hasta un 10.2% del PIB considerando las medidas que tienden a la recuperación de la capacidad de la SAT.

    Para el próximo año se podría elevar lo pagado en tributos hasta un 11.5% del PIB considerando tanto las medidas administrativas, como el impacto de la reforma fiscal y así continuaría aumentando hasta un 12.2% del PIB para 2019 y con ello alcanzar, por lo menos, lo pactado en los acuerdos de paz.

El titular de la SAT, Juan Francisco Solórzano Foppa, “esta reforma tiene grandes componentes para elevar la carga tributaria” entre las cuales hizo referencia a las medidas administrativas.

“La SAT tiene el compromiso ante el presidente y el pueblo de Guatemala de ser más eficiente, de cobrarles los impuestos a absolutamente a todos los que tienen la obligación de pagarlos y de no privilegiar a ningún sector o perjudicarlo”, afirmó Solórzano.

El jefe de la cartera hacendaria señaló que desde 2011 comenzó una pérdida estructural impositiva del país, lo cual ocasionó, entre otros efectos, una caída en el cumplimiento del IVA.

Resaltó que “con las medidas administrativas adoptadas por la SAT, la gente ha comenzado a recuperar la confianza en esta institución, por lo que espera que al finalizar el año no haya una brecha fiscal y si la hay, que sea muy pequeña”.

Justificó el paquete fiscal indicando que los servicios públicos esenciales, como atención primaria en salud, seguridad pública y educación son bajos, lo que en algunos casos, podría resolverse en unos 70 años, de continuar con las mismas condiciones fiscales.

El presidente Jimmy Morales hizo un llamado a los diputados al Congreso “para que puedan apoyar esta iniciativa para la recuperación fiscal del país y que ellos también tengan la oportunidad de participar en un momento histórico, en donde Guatemala puede recuperar la moral, en todo el sentido de la palabra”.

.
.