Home > Nacional > Extinguen fidecomiso de FODIGUA

Extinguen fidecomiso de FODIGUA

La entidad dispuso de Q322.8 millones desde 1995 a la fecha y tiene más presupuesto para este año.

“Se faculta al titular del Ministerio de Finanzas Públicas para que en ejercicio del Mandato Especial con Representación del Estado de Guatemala, en su calidad de Fideicomitente, comparezca conjuntamente con el representante legal del Banco de los Trabajadores, en calidad de Fiduciario, ante los oficios del Escribano de Cámara y de Gobierno a suscribir el instrumento público, por medio del cual se pacten las bases para la liquidación y se declare la extinción del Fidecomiso denominado “Fondo de Desarrollo Indígena Guatemalteco”. Constituido mediante escritura pública numero 742 de fecha 27 de diciembre de 1995, y sus modificaciones”.

Así lo indica el Artículo 1 del Acuerdo Gubernativo No. 150-2016 publicado ayer en el Diario de Centro América, agregando que “dicho fideicomiso se constituyó el 27 de diciembre de 1995 y venció el 26 de diciembre de 2016, por lo que es necesario emitir las disposiciones legales que autoricen formalizar la extinción y pactar las bases de liquidación correspondientes, por la causal de vencimiento del plazo”.

En el artículo 2 del acuerdo indicado también se instruye a la Comisión Liquidadora que en un plazo no mayor de 15 días de integrada, deberá determinar y provisionar de las disponibilidades del fideicomiso los recursos financieros que se estimen necesarios para liquidar las operaciones pendientes; una vez efectuada la provisión, notificará al Ministerio de Finanzas Públicas el saldo de las disponibilidades no provisionadas para que este gire la instrucción por escrito al fiduciario para su traslado al Fondo Común.

Los millones de Fodigua

El Fondo de Desarrollo Indígena Guatemalteco fue creado por el Acuerdo Gubernativo No. 435-94, con la misión de fortalecer y promover el desarrollo humano integral de los pueblos Maya, Garífuna y Xinka, en el ejercicio de una plena ciudadanía, con enfoque multicultural e intercultural y la transformación del Estado en función de la realidad pluricultural, multiétnica y multilingüe.

Para ello, dispuso cada año de recursos millonarios incluidos en los diferentes presupuestos estatales, que iban de Q20 millones en 2001 a Q42.1 millones en 2013 y 2014.  El año en que menos recursos recibió fue el 2004, con Q10.2 millones.  En total, de 2001 a 2015 se le asignaron Q322.8 millones y para este año, están presupuestados otros 31.9 millones, lo que sumaría Q354.8 millones.

Con tales recursos, la entidad supuestamente lleva a cabo actividades de capacitación con temática como formación política en los derechos de los pueblos indígenas; mujeres y hombres formados en el ejercicio pleno de sus derechos; y autoridades indígenas y ancestrales formadas en el ejercicio pleno de sus derechos.  También asigna recursos (menos del 10% del total) a dotar a escuelas con equipo de cómputo y a entregar insumos en comunidades indígenas, para lograr gobernabilidad, justicia y salud.  Sin embargo, una tercera parte del presupuesto anual, invariablemente se destinaba al área de Dirección y Coordinación.

Impacto nulo

“La visión que tenemos sobre los fondos sociales en general y también sobre FODIGUA, es que su impacto es prácticamente nulo, tanto en la ejecución de políticas públicas, promoción de la cultura y educación y en otros aspectos, como contribuir al desarrollo integral de los pueblos indígenas del país”, dijo Marvin Flores de Acción Ciudadana.

A su juicio, estos fondos prácticamente se han convertido en bolsones de clientelismo político y dispensa de favores. “De hecho para el presupuesto 2017, le hemos hecho el planteamiento al Ejecutivo y al Congreso que debe reordenarse todo el organigrama de la administración pública. Estos fondos sociales que funcionan bajo la figura del fideicomiso y que duplican funciones de otras instituciones públicas deben ser cerrados y sus recursos financieros, humanos y materiales (vehículos, terrenos y edificios) debieran reorientarse a prioridades como salud, educación, seguridad y justicia”, enfatizó.

Por lo tanto, opinó que es positivo que se liquide, porque sus fines y metas fueron desviados o no se cumplieron por diversas razones.  “Como parte de su proceso de cierre debe hacerse una evaluación del manejo de los recursos de sus últimas administraciones. Los fideicomisos, con las últimas reformas a la Ley de Contrataciones del Estado, ya no pueden usar procedimientos propios de compras y contrataciones”, concluyó.

Se trató de obtener la opinión de algún representante de Fodigua, pero no fue posible localizar a ninguno.

Motivos para extinguir un fideicomiso

Según el artículo 787 en la EXTINCIÓN DE FIDEICOMISO del Código de Comercio, este termina por las siguientes razones:

1º. Por la realización del fin para el que fue constituido.

2º. Por hacerse imposible su realización.

3º. Por haberse cumplido la condición resolutoria a que haya quedado sujeto.

4º. Por convenio expreso entre el fideicomitente y el fideicomisario.

5º. Por revocación hecha por el fideicomitente, cuando se haya reservado ese derecho en el documento constitutivo.

6º. Por renuncia, no aceptación o remoción del fiduciario, si no fuere posible sustituirlo.

7º. Por el transcurso del plazo máximo de veinticinco años, a menos que el fideicomisario sea incapaz, enfermo incurable o institución de asistencia social.

8º. Por sentencia judicial.

Para que esto se lleve a cabo, debe integrarse una comisión liquidadora que en este caso debe constar de un representante de la Dirección de Auditoría Interna del Ministerio de Finanzas Públicas; dos del Fondo de Desarrollo Indígena Guatemalteco; y uno del Fiduciario (Banco de los Trabajadores).

.
.

Leave a Reply