Home > Columnas > Rigoberta la Celebrity

Resulta que Rigoberta estuvo en Punta del Este, Uruguay, como invitada de los premios Platino, que reconocen lo mejor del cine iberoamericano. En su intervención, en donde ganó la guatemalteca Ixcanul, dijo que las películas son “un poderoso arte que debe inculcar el respeto, la concordia y la paz”. La palabra paz, cuando viene de Rigoberta, es bastante ambivalente. Lastimosamente, los extranjeros se dejan llevar por su historia disfrazada de víctima, entonces la hacen “Huésped de Honor” en Uruguay, o invitada especial en México, hasta que la abuchean.  Hoy, las nuevas generaciones conocen a esa Rigoberta: la figura pública, la Nobel de la Paz. Pero es importante que no estemos desinformados, y sepamos que si alguien se ha capitalizado por hacerse la mártir del caso de la quema de la Embajada de España, ha sido ella.

Menchú se ha autodenominado mártir por la muerte de su padre en la quema de la Embajada de España, ocurrida el 31 de enero de 1980, la cual causó la muerte de 37 personas. A Pedro García Arredondo se le acusó de provocar la quema de la embajada con lanzafuegos y con ello la muerte del grupo de guerrilleros y de sus rehenes, condenándolo a 90 años de cárcel.

Máximo Cajal fue embajador por España en nuestro país en los tiempos de Lucas García, siempre simpatizando con los movimientos revoltosos de la guerrilla, rompiendo todo tipo de protocolos como la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas. Sin embargo, Cajal mantenía reuniones con grupos guerrilleros y líderes del Comité de Unidad Campesina (CUC), integrado por guerrilleros armados del Triángulo Ixil.

En uno de estos viajes es cuando el exembajador promueve la idea de realizar el “Plan de la Subida”, en el cual se decidió que se haría una “toma pacífica” de la Embajada de España, con el obvio consentimiento del mismo embajador, para denunciar la violencia del Ejército contra la población del Quiché. El grupo que tomaría la embajada estaba liderado por el guerrillero Vicente Menchú, padre de Rigoberta, la famosa premio Nobel ¿de la paz?

El embajador convocó a distinguidos juristas (entre ellos el exvicepresidente Cáceres Lehnhoff y el excanciller Molina Orantes) a una reunión sabiendo que la embajada sería tomada por la guerrilla y que ello cobraría relevancia en el momento que los rehenes eran personas tan importantes.

¿Cómo es posible que se ha considerado que el plan era una “toma pacífica”, cuando los guerrilleros llevaban consigo bombas molotov y pistolas? A Rigoberta, la celebrity, se le olvida que ella no puede ser víctima por sucesos que su mismo padre hizo que sucedieran. El incendio fue provocado por la explosión de las bombas que llevaba el grupo de sicarios que, como buenos guerrilleros, tiraron la bomba y rápido escondieron la mano.

La responsabilidad intelectual de este suceso es del exembajador Máximo Cajal. La responsabilidad de la muerte de las 37 personas en la embajada es del grupo de guerrilleros encabezado por el padre de nuestra Nobel de la ¿Paz? A la comunidad internacional pueden engañarla. Puede seguir Rigoberta llegando a premiaciones y viviendo las mieles de la fama. Pero a nosotros, imposible que a estas alturas nos den atol con el dedo.

.
.

Leave a Reply