Home > Columnas > Saber ahorrar y saber gastar

Saber ahorrar y saber gastar

La discusión retomó nuevos bríos después de varios días. El hijo proponía aceptar la propuesta de la firma de especialistas para instalar e implementar el ERP en su compañía. El padre prefería contratar a su amigo que tenía alguna experiencia en haber instalado un sistema en la empresa donde trabajaba. Los criterios eran válidos en general. El padre quería minimizar el costo de la sistematización. El hijo buscaba maximizar la eficiencia operativa de la empresa; trataba de convencer a su padre de que a final de cuentas el retorno sobre la inversión sería mayor con los expertos y el desempeño de todo el negocio mejoraría.

.

El buen uso del dinero en una empresa pequeña o mediana que crece está polarizado hacia el ahorro. Muchos negocios encuentran su camino de éxito sabiendo ser muy sobrios en el gasto y extremando las medidas de austeridad. No se contrata personal con sueldos elevados, no se compra maquinaria y equipos costosos, se opera en instalaciones muy sencillas, las oficinas son muy económicas. Todo esto genera en el líder máximo una visión muy medida en el manejo de los recursos, y en la organización una cultura de buscar cómo exprimirlos al máximo.

Si la empresa crece sin modificar su enfoque de la gestión económica, se expande geográficamente y se diversifica, la complejidad de operaciones irá aumentando poco a poco. Al cabo del tiempo el énfasis en el manejo austero empezará a provocar consecuencias negativas, y propiciará limitar la capacidad de la organización para aprender, y la capacidad de conformar un equipo de gente pensante de otro calibre, de adquirir tecnología para fortalecer su competitividad, de desarrollar sistemas que ayuden a eficientar procesos, de todas las nuevas competencias que necesitará para brincar hacia ligas mayores.

La empresa que además de crecer, expandirse y diversificarse también madura, cambia radicalmente su óptica de manejo del gasto. En fases más avanzadas se necesita aprender a gastar, a gastar bien, a gastar con inteligencia competitiva. En estas etapas las decisiones de gasto se comparten. Otros líderes de la organización tienen cierta autonomía para disponer de recursos a fin de realizar tareas más sofisticadas que refuercen la estrategia de diferenciación del negocio.

Al crecer y competir nacional o globalmente con rivales de otro nivel, la gestión del gasto prácticamente se trasforma en decisiones de inversión, y los recursos tienen que fluir ágilmente hacia los campos de aprendizaje que demanden los nuevos negocios, mercados, productos y servicios.

Herramientas más avanzadas han de ser adquiridas: elaboración de presupuestos flexibles, análisis de proyectos de inversión, capacidad de elaborar y monitorear proyecciones financieras, sistemas de control más integrales y efectivos, métodos de validación de nuevas fórmulas de negocio; procesos de selección, contratación y remuneración de ejecutivos de otra talla; elección más estudiada de sistemas más complejos, disposición y habilidad para adquirir conocimiento y tecnología de terceros, etcétera.

La austeridad a ultranza puede servir en las primeras etapas del crecimiento empresarial. Ahorrar es una gran virtud cuando el negocio tiene flujos limitados. Al crecer, los dueños necesitan aprender a gastar pensando más en el rendimiento y la competitividad que en el ahorro.

Al llegar a cierto momento en nuestro proceso de crecimiento, es imperativo formarnos en el conocimiento y la comprensión de los nuevos instrumentos que requeriremos para poder mantener nuestra posición competitiva y nuestro mismo tamaño.

No perdamos nuestra capacidad de ser austeros, pero evolucionemos nuestros criterios de ahorrar y gastar conforme el crecimiento y la diversificación nos lo demanden. Al principio será más importante erogar lo mínimo. El costo excesivo podría matarnos. Al crecer será vital aprender a crear valor gastando. El gran costo es el de oportunidad, que ni siquiera lo podemos medir. Controlar esa evolución es otro de los retos de la Dueñez®.

Los criterios de manejo del gasto evolucionan conforme la empresa crece y madura.

.
.

Leave a Reply