Home > Editoriales > Nuestra moral sigue intacta

Nuestra moral sigue intacta

Quienes insisten en vincular a Corporación de Noticias, S.A., la casa editora de los diarios Siglo.21 y al día, no hacen sino mostrar su mala fe y hasta quizás, su intención de tener compañía forzada en sus malos caminos.

Aunque siempre ha estado claro que esta empresa nada tuvo que ver con la corrupción del gobierno encabezado por Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, se ha querido hacer notar lo contrario. En ningún momento, los entes encargados de la persecución penal han dicho que esta empresa haya cometido anomalía alguna. Lo que sí han dicho, es que el ex binomio presidencial, utilizando testaferros y empresas de cartón, intentó apropiarse anómalamente del 51 por ciento de las acciones de la corporación.

De ser utilizado para actos ilícitos a ser responsable de alguno, hay un trecho muy grande. Y a esta empresa lo que le pasó fue exactamente lo primero. El juez Miguel Ángel Gálvez, encargado del proceso contra 57 personas acusadas de cometer ilícitos dentro de una estructura organizada y dirigida por Pérez Molina y Baldetti, no dejó duda ayer de la desvinculación de Corporación de Noticias, en ese entramado.

Con lujo de detalles y con su mejor estilo de cátedra de Derecho, el juzgador explicó punto a punto por qué Baldetti y Pérez Molina no tienen nada que ver ni con Siglo.21 ni con al día.

Gálvez contó como ambos intentaron hacerse de la mayoría de acciones de esta empresa, pero su intento fue fallido. Al dar lectura a varias de las actas legales que sustentarían el turbio negocio, el juez dejó despejada cualquier duda que pudiese exitir. Es más, con su explicación también dejó sobre la mesa que la llegada de Salvador González, alias Eco, para presidir el consejo de administración fue un acto anómalo, por tanto que la presunta compra de acciones jamás se concluyó por falta de pago.

Nadie puede ser propietario de algo por lo que no hace un pago efectivo y menos aun cuando existen actas legales que así lo demuestran. Esas actas fueron leídas por el juzgador ante toda los presentes en la audiencia de ayer, para dejar claro el asunto.

Si algún día se nos quiso vincular, o se nos quiere seguir vinculando con un gobierno corrupto, eso solo puede responder a malas intenciones en nuestra contra. Nuestra moral sigue intacta y de allí que denunciamos cualquier hecho que altere la correcta aplicación de la ley, así como que intente violentar el Estado de Derecho.

Somos fieles creyentes de que la democracia, el desarrollo y el crecimiento de este país, sólo se logrará con éxito si todos estamos sujetos al cumplimiento irrestricto de la ley.

Si todos colaboramos para que el imperio de la ley reine, Guatemala podrá ser un país próspero y sus habitantes podremos vivir en armonía y alcanzar juntos el bien común.

Leave a Reply

1 × tres =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com