Home > Columnas > Cinco formas de perder a nuestra gente

Cinco formas de perder a nuestra gente

La rotación de personal en una organización es uno de los grandes dilemas por los que una empresa atraviesa. En los últimos años este fenómeno se presenta de una manera mucho más grande y fuerte, pues la llamada generación milenial difícilmente busca un lugar en el que desee permanecer por el resto de su vida.  Nosotros, la llamada Generación X, fuimos atraídos bajo el ofrecimiento de un lugar “estable” de trabajo; sin embargo, este calificativo ya no es suficiente para un grupo de personas que están en la búsqueda de la felicidad y realización personal.

El desafío de conservar un personal comprometido con la organización va más allá de las condiciones económicas que se puedan presentar. Se ha logrado determinar que, más allá de las condiciones favorables que una persona tenga en un puesto de trabajo, su relación con el líder son causas por demás determinantes para que una persona permanezca en su trabajo.

Muchas pudieran ser las causas que lleven a una empresa a perder elementos valiosos dentro de la organización; le comparto cinco de las muchas que pueden llevar a una persona a tomar la decisión de retirarse o buscar “nuevos aires” dónde laborar:

•  Una mala relación con su jefe. El mundo es movido por relaciones y, por lo mismo, es determinante esa relación. El jefe que se convierte en un líder del colaborador tendrá muchas más posibilidades de retenerlo y ganar su compromiso que quien simplemente lo vea como un elemento productivo dentro de la organización.

•  No cumplirle lo ofrecido. Esto debilita la confianza y desgasta enormemente el compromiso del colaborador.

•  Falta de programación. Sobreutilizar la palabra “urgente” genera un desgaste. Verse en condiciones en las que los tiempos de entrega son apremiantes de manera constante pone en evidencia falta de programación o de recurso humano.

• Falta de reconocimiento. La motivación es fundamental en el desarrollo de las tareas. Por mucho que se cuestione su relevancia, el reconocimiento sincero hacia un colaborador hace que internamente se genere un deseo de permanencia.

• Poco desarrollo de potencial. Las personas desean ser cada vez mejores; lo que hacen que una persona desee permanecer en un lugar es justamente la oportunidad que tenga de seguir mejorando y desarrollando sus capacidades.

Soy consciente de que la decisión de permanecer en un lugar de trabajo va más allá de los factores arriba mencionados.

.
.

Leave a Reply