Home > Nacional > El Taquero: presunto asesino de Lima Oliva

El Taquero: presunto asesino de Lima Oliva

Carlos Foronda

Siglo.21

Las primeras investigaciones del Ministerio Publico (MP) sobre el asesinato dentro de la cárcel Pavón del capitán del Ejército Byron Lima Oliva, 12 reos más y una mujer de origen argentino, apuntan hacia Marvin Montiel Marín, alias “el Taquero”, condenado a 820 años de prisión por la matanza de 16 turistas, en noviembre de 2008, en Zacapa, y responsable de 14 asesinatos más.

Montiel Marín tiene un perfil de temperamento violento y una larga lista de delitos y crímenes. “El Taquero”, sobrenombre que lleva desde joven, aparece por primera vez en la república de Costa Rica, en el año 2003, cuando fue capturado por fuerzas policiales de ese país y llevado ante la justicia, acusado de estar involucrado en narcotráfico.

Después de enfrentar un proceso judicial de varios meses, Montiel Marín fue condenado a  nueve años de prisión  y llevado a una cárcel en San José. Sus abogados interpusieron varios amparos y lograron que un tribunal lo liberara de los cargos. Así vería la luz de nuevo, fuera de la cárcel, en mayo de 2005.

Núcleo familiar

La familia de Montiel Marín residía en Teculután, Zacapa, y se presentaba en la sociedad como un núcleo familiar unido y emprendedor. Eran dueños de una venta de tacos mexicanos y de ahí el apodo.

En este departamento oriental, varias personas que conocieron a Montiel lo describen como un hombre “violento, abusivo y prepotente”. Asimismo, aseguran que el sobrenombre Taquero se hizo famoso en Zacapa por ser el supuesto asesino de un conocido comerciante de venta de computadoras, y se presume que también ordenó la muerte de varios miembros de una familia por problemas sentimentales entre él y una joven.

En mayo de  2008 “el Taquero” se salvó de morir, por milagro, ya que él y su primo fueron emboscados en la carretera que lleva de la cabecera departamental al municipio de Teculután, muy cerca de su casa.

Varios hombres los interceptaron y abrieron fuego contra el vehículo. En la escena fueron encontrados más de 80 casquillos de bala de diferente calibre y según los cuerpos de socorro, ninguno de los dos tenía ni un rasguño.

Turistas asesinados

En noviembre de ese mismo año, “el Taquero” y su banda interceptaron un autobús en el que viajaban 15 nicaragüenses y una persona de origen holandés.

Montiel Marin había recibido información sobre que en ese bus transportaban cocaína, pero al momento de revisarlo, no había nada. No obstante, asesinaron a los ocupantes y quemaron el automotor.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) inició la investigación del múltiple crimen, y a principios de 2009, uno de los miembros de la banda criminal, un expolicía, se convirtió en colaborador eficaz para esclarecer los hechos e inculpar a Montiel Marín.

Con el fin de escapar de la justicia, “el Taquero” cruzó la frontera con México junto con su esposa, Sara Cruz Mancilla, donde fueron capturados en agosto de 2011 y finalmente extraditados a Guatemala para ser juzgados.

Por la muerte de estos 16 extranjeros, Montiel Marín fue condenado a 820 años de cárcel.

Últimamente, por considerar que amasó un fortuna de origen ilícito, la justicia le extinguió varios inmuebles en la zona 13 de la capital, en Fraijanes, Villa Nueva, Santa Catarina Pinula, Zacapa y Escuintla.

Lo trasladan a Matamoros

Por retomar el control de Pavón

El narcotraficante Marvin Montiel Marín, alias “el Taquero“, supuestamente implicado en la matanza en la cárcel de alta seguridad de Pavón, cuyo principal objetivo era el capitán del Ejército Byron Lima, condenado por el asesinato del obispo Juan Gerardi, fue trasladado ayer a la prisión del cuartel militar Matamoros.

El portavoz del Sistema Penitenciario (SP), Rudy Esquivel, explicó que fue trasladado la madrugada de ayer en medio de fuertes medidas de seguridad, y la decisión se tomó por el control del penal. Otros 24 reclusos fueron llevados en distintas cárceles del país para desbaratar el grupo criminal que estaba tomando el control de Pavón.

Las 22 cárceles guatemaltecas sufren desde hace años un hacinamiento y en la actualidad están recluidos más de 20,500 reclusos, aun cuando las instalaciones fueron diseñadas para albergar a unos 6 mil reos.

.
.

Leave a Reply