Home > Actualidad > Una jornada diaria de 19 horas

Una jornada diaria de 19 horas

Esta es la historia de Gaspar Marcos, un joven guatemalteco que vive en Los Ángeles, California, e invierte 19 de su día en estudiar y trabajar para salir adelante.

 

Marcos nació en Huehuetenango y se quedó huérfano a los 5 años. Una vecina cuidó de él hasta los doce años, cuando le dijo que ya estaba suficientemente grande como para valerse por sí mismo. Él empezó a lustrar zapatos y logró pagarse un colegio privado y aprender a leer y escribir. A los 13 años llamó a uno de sus hermanos que vivía en Los Ángeles y emprendió el viaje como ilegal a los Estados Unidos. Después de una odisea en el desierto de Sonora en que no bebió agua por tres días y no comió nada en una semana, fue abandonado por el coyote que lo dio por muerto, secuestrado y, finalmente, capturado por oficiales de Migración. Vivió por un tiempo corto con su medio hermano y luego tuvo que vérselas por sí mismo. Actualmente estudia en la secundaria de Los Ángeles y trabaja hasta altas horas de la madrugada, a veces ni siquiera tiene tiempo para dormir. Sabe que esa es la única forma en que podrá construirse un futuro mejor, según relata la periodista Cindy Carcamo, en la historia que publicó en Los Angeles Times.

De acuerdo con Carcamo, 1 de cada 4 estudiantes en la escuela a la que asiste Gaspar son inmigrantes centroamericanos, muchos de ellos llegaron a los Estados Unidos sin sus padres, esto no es extraño, puesto que según los datos de la autoridad fronteriza (U.S. Customs and Border Protection) entre junio de 2014 y octubre de 2015 entraron a ese país 10,756 niños guatemaltecos que iban sin compañía de un adulto y, además, California es uno de los estados en donde hay más inmigrantes mexicanos y centroamericanos.

.
.

Leave a Reply