Home > Columnas > Un mundo en crisis

Hace unas semanas, Konrad Yakabuski escribió su columna bajo el encabezado: “Un momento peligroso en la historia. ¿Puede sostenerse el centro político?”.

Para abordar el tema, convencido de que la prosa común no puede capturar la gravedad del momento histórico actual, Yakabuski recurrió al poema de W. B. Yeats El segundo advenimiento y citó las líneas: “todo se desmorona; el centro cede;” y “los mejores no tienen convicción, y los peores rebosan de febril intensidad”. (Versión al castellano de Antonio Rivero Taravillo).

Desde que Yakabuski escribió su columna, el mundo ha tomado una dirección todavía más complicada. El ataque terrorista en Niza, Francia, el pasado jueves 14 de julio, es un recordatorio de los tiempos difíciles que se viven.

“No nos rendiremos al terrorismo”, expresó el primer ministro Manuel Valls, pero al mismo tiempo, informa el New York Times, advirtió a los ciudadanos franceses que los tiempos han cambiado y Francia va a tener que vivir bajo la amenaza terrorista

Otros analistas coinciden con Yakabuski sobre la gravedad del momento global.

Por ejemplo, Natalie Nougayrede llamó en su columna del 25 de junio a salvar a Europa. El historiador francés Fernand Braudel, dice Nougayrede, escribió que la historia puede dividirse en tres movimientos: uno rápido, otro lento, y un tercero casi estacionario.

La historia, afirma Nougayrede, se está moviendo a un ritmo acelerado y en una mala dirección enfrente de nuestros ojos.

En parecidos términos se expresó Bernard-Henri Levy. Hay momentos cruciales como el actual, señala Levy, cuando se registra una concentración de diversas crisis. Es un momento de clímax, decisivo, señaló.

El centro de atención de Nougayrede y Levy es el brexit, por las implicaciones que tiene para la cohesión europea y del propio Reino Unido (RU), así como para la sobrevivencia de las democracias liberales de Occidente.

En estos momentos, coinciden Nougayrede y Levi, es importante contar con un liderazgo capaz.

Pero, desde Estados Unidos, Peggy Noonan y David Brooks proporcionan un cuadro desesperanzador. El viejo orden que ha gobernado al mundo por 70 años, dice Noonan, se desmorona, y en todos lados el liderazgo político parece totalmente perdido. Brooks es más duro. El liderazgo político, afirma, asoma a las puertas de la locura o carece de la menor idea para enfrentar los desafíos actuales.

Sin embargo, hay algunos rayos de esperanza. Bajo el liderazgo del presidente Obama, la reciente reunión cumbre de la OTAN en Polonia, señala el New York Times, logró mandar un mensaje de relevancia y unidad.

Analistas como Frank J. Cilluffo, Sharon L. Cardash y Kamran Bokhari, señalan la importancia de la UE y la negociación del brexit para el funcionamiento de la OTAN. Por eso el llamado del presidente Obama para que el arreglo entre el RU y la UE propicie una transición ordenada a la nueva relación entre ambos.

Otro rayo de esperanza, de acuerdo con el historiador militar Max Hastings, es la elección de Theresa May como primera ministra.

May fue partidaria de permanecer en la UE. Llega a primera ministra con la experiencia de manejar los temas de seguridad interna, incluido el MI5.

Pero Hastings tiene una visión realista del gobierno de May. Hay un poderoso grupo de extrema derecha que se lanzará contra ella si los términos en que se realiza el brexit no los satisface.

Por el bien de la democracia y del mundo, la UE y el RU tienen que alcanzar un acuerdo mutuamente satisfactorio.

Por el bien de la democracia y del mundo, la UE y el RU tienen que alcanzar un acuerdo mutuamente satisfactorio.

.
.

Leave a Reply