Home > Nacional > Tercer día de protestas, bloqueos y pérdidas

Tercer día de protestas, bloqueos y pérdidas

En el transcurso de esta semana, dirigentes y empleados sindicalizados de Educación y Salud Pública, realizaron manifestaciones durante tres días para exigir supuestos derechos, ocasionando problemas de locomoción a millones de guatemaltecos en todo el país. En ninguno de estos días se vio la presencia de alguna autoridad para resguardar la propiedad y locomoción de quienes nada tenían que ver con estos problemas. El pasado miércoles, los salubristas bloquearon carreteras en diferentes partes del país, pero además manifestaron en la capital, ya que según ellos, hay incumplimiento de parte del gobierno con la reinstalación de trabajadores que fueron destituidos y también porque no les han pagado bonos y salarios atrasados.

Los lugares afectados se ubican en El Progreso, Suchitepéquez, Retalhuleu, San Marcos, Petén, Zacapa y Jutiapa, aparte de la capital, donde marcharon por la calzada Aguilar Batres, una de las más transitadas y estrechas de la ciudad. El jueves fue el turno de los docentes agrupados en el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG), quienes llegaron a la capital por miles, procedentes de todo el país (aunque muchos no sabían a qué venían), y se reunieron en el Obelisco, zona 13, recorrieron la Avenida Reforma y el Centro Histórico hasta llegar a la Casa Presidencial.

Ayer viernes, los salubristas salieron de nuevo, aduciendo que no se atendieron sus demandas el miércoles, por lo que realizaron una caminata que los llevó a la plaza de la Constitución, mientras el Frente Nacional de Lucha (FNL) lanzaba consignas a su paso, exigiendo al gobierno que resuelva los problemas que aquejan a todos los hospitales públicos del país. Es más, amenazaron con seguir bloqueando carreteras y calles hasta tener respuestas claras por parte del presidente y del Congreso, lo que incluye derogar la disposición que ordena a todos los ministerios reducir sus gastos al máximo.

CAOS EN LAS CARRETERAS

Mientras tanto, las principales carreteras del país y bifurcaciones importantes siguen siendo los lugares estratégicos que los sindicalistas bloquean, sin importarles que con ello se afecte la economía nacional. Algunos de estos lugares son el km 122 de la ruta a El Salvador, La Arenera, Jutiapa; el km 71 de la carretera al Atlántico, Guastatoya, El Progreso; el km 247 en el crucero la Virgen, San Marcos; la entrada a Poptún, Petén; Río Hondo, Zacapa; y Cocales, Suchitepéquez, donde las filas de vehículos miden kilómetros y permanecen varados por espacio de 4 a 6 horas, por lo menos.

PÉRDIDAS DIARIAS: Q50 MILLONES

Según Jorge Briz, presidente de la Cámara de Comercio de Guatemala, es notorio el desinterés del gobierno por solucionar los problemas y por garantizar la libre locomoción de los guatemaltecos. “Vemos nuevamente bloqueos y la falta de acción de las autoridades, lo cual genera un grave daño no solo a la economía del país, si no al normal desenvolvimiento de las actividades de todas las personas. Es una grave violación a las garantías constitucionales a que tenemos derecho todos los guatemaltecos”, dijo. Luego recordó que esa cámara, desde hace algunos años ha interpuesto amparos para que se garantice la libre locomoción y varias cortes han otorgado el amparo y ordenado a las autoridades (presidente, ministro de Gobernación y jefe de Policía) que despejen las vías de comunicación, pero a las pocas semanas, vuelven las manifestaciones. “No se tata solo de pérdidas económicas, que llegan hasta Q50 millones en un día; se debe agregar que personas que van a hospitales hanfallecido porque no llegan a tiempo para se tratadas o a una intervención quirúrgica”, dijo.

Añadió que no se puede promover el turismo, cuando alguien que va o viene de Atitlán no puede pasar; otros tratan de salir o llegar al aeropuerto y no pueden. “No nos oponemos a que las personas se manifiesten, pero que lo hagan sin afectar los derechos de las demás personas. No se puede hablar de cumplimiento de las leyes del país cuando pequeños grupos de personas transgreden las normas básicas de convivencia en una nación. Lo que ellos hacen, lejos de fortalecer la democracia y buscar soluciones, debilitan esa democracia y generan más problemas que soluciones a una economía que no está creciendo de manera vigorosa”, sentenció el empresario.

.
.

Leave a Reply