Home > Deportes > Se baña de gloria

Se baña de gloria

El británico Stephen Cummings ganó la séptima etapa del Tour de Francia, la primera en Los Pirineos, en la que el belga Greg Van Avermaet (BMC) finalizó quinto y amplió su ventaja como líder de la clasificación general.

Cummings se impuso en el descenso, logrando el cuarto triunfo de un miembro del equipo sudafricano Dimension Data, tras los tres de su compatriota Mark Cavendish en las llegadas masivas.

En Lac de Payolle el británico, que se marchó en solitario a 27 kilómetros de la meta, aventajó al sudafricano Daryl Impey (Orica) y al español Daniel Navarro (Cofidis). El italiano Vincenzo Nibali, ganador del Tour en 2014, fue cuarto.

“Superar a lo Pantani”

“En el puerto estaba muerto, pensé que Nibali iba a alcanzarme, pensé en esperarle e intentar la batalla en el esprint. Fue horrible, pensé que me iba a superar al estilo Marco Pantani, pero continué fiel a la opción de seguir hasta el fondo, solo, hasta el final”, dijo el ganador.

La jornada quedará marcada por un inusual accidente, la caída del arco hinchable que señalaba la entrada en el último kilómetro cuando iba a pasar el grupo de los favoritos a la victoria final.

El gran perjudicado fue el británico Adam Yates, que se cayó. Cuando se levantó tenía sangre en la cara.

Nibali muestra su clase 

Cummings inició el ascenso al Aspin con una ventaja de 30 segundos sobre un pequeño grupo, en el que estaba Nibali, y cinco minutos con el pelotón.

Entre los compañeros del italiano se encontraban especialistas contrarreloj (Kiryienka, Cancellara y Martin) y Van Avermaet, maillot amarillo a la salida de los 162,5 kilómetros de ayer.

Con su líder entre los escapados, el equipo BMC no tiró del pelotón y dejó la responsabilidad de la caza a los hombres del británico Chris Froome (Sky), ayudados por los compañeros de su gran rival, el colombiano Nairo Quintana (Movistar).

06 Minutos y 36 segundos es la diferencia que le mantiene Avermaet al segundo lugar

.
.

Leave a Reply