El Siglo

Revancha con la historia

Los aficionados portugueses esperan con la máxima ilusión una victoria mañana  en la final de la Eurocopa-2016 ante Francia, que les permitiría superar el trauma colectivo que provocó la derrota en casa en la final de la Eurocopa-2004 ante la teóricamente débil Grecia, en un partido que desde hace 12 años es una pesadilla.

Otra cuenta pendiente que podría saldarse mañana es la de la semifinal de la Eurocopa de 1984, en la que Portugal perdió ante Francia por un gol de Michel Platini en el último minuto de la prórroga.

“Tenemos que borrar el recuerdo de 2004, fue un momento muy, muy, muy triste”, afirma Joao Soares, un jubilado de 70 años que vio por televisión en Lisboa la segunda semifinal de la Eurocopa-2016, ganada el jueves por Francia ante Alemania (2-0).

Hace 12 años, este extrabajador de la construcción se dejó llevar por la ola patriótica que invadió el país por “su” Eurocopa. Colgó una bandera portuguesa en su ventana, como había pedido el seleccionador de entonces, el brasileño Luiz Felipe Scolari.

“Esta vez la Selecçao falló en el principio (un empate ante Islandia), así que decidí no colgar la bandera. Pero creo en una victoria de Portugal, Francia no es gran cosa”, estimó.

Ánimo de revancha

“Tenemos una revancha por tomarnos desde ese gol mortal de Platini”, dice recordando esa semifinal de la Eurocopa-1984, jugada también en Francia, en la que los Bleus eliminaron a Portugal gracias a un tanto del legendario exjugador en los instantes finales de la prórroga.

Desde entonces, los lusos han fracasado de nuevo ante Francia en las semifinales de la Eurocopa-2000 y del Mundial-2006.

Para Catarina Cruz, la clasificación francesa es sinónimo de alivio: “¡Ahora estoy todavía más segura de que vamos a ganar!”.

“Francia tuvo la suerte de obtener un penalti cuando estaba completamente dominada”, subrayó esta hincha y socióloga de 36 años, recordando la humillante derrota (4-0), más reciente, que recibió Portugal ante Alemania en el Mundial de Brasil-2014.

 La “Grecia de los franceses”

Con un ojo en el partido Francia-Alemania mientras golpea un balón con sus compañeros, Pedro Far estima que Portugal no es favorito para la final.

El joven de 21 años es, sin embargo, optimista. “En 2004, Portugal era favorito y perdimos. Puede que seamos la Grecia de los franceses”, desea con una sonrisa maliciosa.

Este hincha del Benfica era apenas un niño cuando Grecia hizo llorar a un joven Cristiano Ronaldo en la final del Estadio da Luz, pero se acuerda muy bien de ese momento: “Lloré sin consuelo. Las expectativas eran muy altas”.

El columnista del diario deportivo A Bola, José Manuel Delgado, publicó un texto ayer  con un título que es toda una declaración con intenciones: “Les vamos a dar un Maracanazo para que nos recuerden”.

.
.