Home > Columnas > Guatemala es un güisquil…

Guatemala es un güisquil…

Es cierto don James, el país no está unido; ¿por qué será? Tendrá algo que ver la historia y sus hechos, los recientes y los de larga data, la exclusión desde el momento mismo en que surgió a la vida la República, el alejamiento del Estado de enclaves indígenas y campesinos, que niñas den a luz en la entrada de los hospitales públicos, el racismo, la pobreza, la injusticia; quizá.

Nadie dijo que gobernar Guatemala es fácil, es como agarrar un güisquil; por donde sea puya. En lugar de quejarse hay que buscar soluciones, soluciones, no golpes mediáticos. Si estos seis meses han sido adversos para usted, señor, imagínese la adversidad vivida por el grueso de la población de manera permanente: su deber es romperse el alma para que eso cambie, no quejarse.

Las quejas no resuelven conflictos, no salvan vidas, no generan empleo, no acercan los servicios públicos a los más necesitados, y menos lo hace victimizarse. La Res Pública es cosa seria, de estadistas, de hombres y mujeres dispuestos a trascenderse y estar al servicio del interés común. Valentía y no servilismo, astucia y no parodia, honestidad y no postureo.

La crítica viene con el cargo. El apoyo a su gestión se conseguirá con acciones claras, útiles y en beneficio de las mayorías. Ya basta de torpezas y fórmulas retóricas que son un corte y pega de dogmas patrioteros, pentecostales y manuales de superación.

El gobierno no es un chiste, una parodia, una dramatización, una película; es realidad cruda y dura, consecuencia de decisiones de quienes dirigen los organismos del Estado y el sector privado.

Es cierto, el país no está unido, nunca lo ha estado, y ensalzar el garrote, negar la historia o simplemente encumbrarse lejos, muy lejos de la realidad, acusando con el dedo puerilmente a los protectores de los derechos humanos, divide más.

Menos chafarotadas, chascarrillos, enseñanzas y oratoria. Faltan 48 meses de gobierno, dejar el histrionismo y “actuar” honestamente como un gobernante y no como estrella de una pobre farándula, le sería muy útil para dejar de sentirse solo en la ingrata tarea de gobernar Guatemala, ciudadano presidente.

.
.

Leave a Reply