El Siglo

Doblete belga

El belga Greg Van Avermaet, que dio un golpe magistral en el Macizo Central, se enfundó el maillot amarillo de líder del Tour de Francia tras su victoria en solitario en la quinta etapa, en la estación invernal de Lioran.

Entre los favoritos, el español Alberto Contador volvió a ceder una treintena de segundos respecto al resto de aspirantes, demostrando que aún no se ha recuperado de los daños sufridos en sus caídas en el primer tramo del Tour.

El campeón del mundo, el eslovaco Peter Sagan, quedó rezagado en las empinadas rampas de Puy Mary y no pudo recuperar el terreno perdido.

El Macizo Central redistribuyó (provisionalmente) las cartas para la clasificación general, dejando un maillot amarillo inesperado, Greg Van Avermaet (31 años), un corredor de clásicas que esta temporada se impuso en la Tirreno-Adriático.

El belga atacó a su compatriota Thomas De Gendt a 17,4 kilómetros para meta en Lioran, casi 200 kilómetros después de la salida en Limoges.

De Gendt, su último compañero de escapada, muy generoso en el esfuerzo, vio premiado su trabajo con el maillot de lunares que le acredita como líder de la Montaña.

Muchos puertos

Ganador de la etapa de Rodez el año pasado, Van Avermaet se impuso sobre un terreno que no se ajusta a sus características. Ahora dispone de una ventaja de 5 minutos y 11 segundos en la general sobre el francés Julian Alaphilippe.

De la escapada de nueve corredores formada en el kilómetro 21, Van Avermaet y De Gendt saltaron, junto al ucraniano Andriy Grivko, a la altura del kilómetro 85. La falta de entendimiento reinó entre los otros fugados, entre los que se encontraba Majka, compañero de Sagan y que lógicamente no colaboró.

.
.