El Siglo

Urgente reforma de la secundaria

La transformación del nivel medio continúa siendo una de las acciones más importantes que el país debe llevar a cabo en el área de la educación. Hoy día hay más de 800 mil jóvenes en edad escolar que están fuera del sistema educativo, que no están siendo formados con las competencias ni destrezas que requieren para ser exitosos en la vida y en el mundo laboral.  Solamente cinco de cada diez adolescentes asiste a la secundaria.
Según estudios del CIEN, la educación secundaria debe formar a los estudiantes en competencias que enriquezcan su vida y les abran el camino al campo académico y/o a la formación superior. Para muchos guatemaltecos que ingresan al nivel medio es también crucial que la formación les ofrezca las competencias necesarias para integrarse al mundo laboral. El reto para el Estado es crear y financiar los sistemas que le permitan brindar una formación adecuada para todos los guatemaltecos.
Los problemas que se observan en el nivel medio incluyen la deserción y repitencia, la falta de una oferta formativa de calidad, la deficiencia en aprendizajes, que en parte, puede deberse a la carencia de materiales y libros, metodologías no idóneas y deficiencias en la formación de los docentes, que no han completado su formación universitaria para obtener un profesorado, sino que solamente han completado algunos cursos.
Una política pública que podría contribuir a mejorar la calidad de la educación en la secundaria es la implementación de un sistema de selección de docentes que permita la contratación de los mejores candidatos para cada puesto por oposición. El Acuerdo Gubernativo 188-2013, vigente desde 2013, señala que la contratación de docentes de preprimaria, primaria y nivel medio debe hacerse por oposición con base en cinco criterios y que deben obtener al menos 60 puntos para poder estar en la nómina de elegibles. La implementación de este procedimiento para los profesores de secundaria está aún pendiente, pero resulta urgente y puede ser la chispa que lleve a una mejora en la calidad de la educación en dicho nivel.
El monto asignado por alumno de secundaria en el presupuesto nacional es la mitad de lo que se está destinando a un estudiante de primaria. La cantidad es cercana a 2 mil quetzales por año. Esto significa que son cerca de 200 quetzales mensuales, lo cual impide que se brinde una educación de calidad a los jóvenes. Dicha cantidad es un tercio de lo que El Salvador y Costa Rica destinan en términos de gasto por alumno de secundaria en términos del PIB per cápita. Esto significa que aún haciendo el ajuste por nivel de ingresos del país, estamos muy por debajo de nuestros vecinos en el monto asignado por alumno.
La reforma integral de la secundaria que incluya un esquema mejorado de selección de los docentes, formación y actualización en servicio, currículos relevantes y pertinentes conforme al potencial competitivo de la región, modelos flexibles, incorporación de tecnología, así como una formación técnica y de emprendimiento que permita la inserción laboral exitosa de los jóvenes no puede posponerse.

.
.