Home > Editoriales > Desnutrición: punto de partida del subdesarrollo

Desnutrición: punto de partida del subdesarrollo

Muchos son los temas que han quedado en este país opacados por la inmisericorde corrupción. La educación, la seguridad ciudadana y la salud, quizá sean los más sobresalientes.

.

Pero entre ellos, la desnutrición ha sido uno que ha dado muchísimo de qué hablar. Por décadas hemos escuchado de niños que mueren antes de cumplir 5 años, ante la falta de nutrientes que lo eviten. En unos casos ha sido la escasez de alimentos y en otras, las paupérrimas condiciones socioeconómicas de sus padres que, ante la falta de oportunidades para ganar el sustento familiar, se ven orillados a desatender el digno desarrollo nutricional de sus hijos.

Este año, 35 niños han muerto a causa de este mal. Y aunque pocos lo crean, más de 5 mil están al borde de la vida por la misma razón. Sin embargo, la cifra no parece ser tan alarmante como para que las autoridades pongan las barbas en remojo y tomen cartas en el asunto. Quizá esperan que las defunciones aumenten para considerarlo un verdadero mal y una amenaza para el país.

Evidentemente, no se han dado cuenta de que esto ya ni siquiera es una amenaza. Se trata del principio de un mal que nos tiene hundidos en el subdesarrollo como país. Un niño mal nutrido es un niño con menores capacidades para educarse. Y un niño sin educación es una persona que en el futuro carecerá de oportunidades para tener una vida digna, mucho menos para acceder a una vida exitosa.

Los niños son el presente y el futuro de toda nación. Debemos apostar por su salud y su educación, si de verdad queremos un país mejor. Pero si continuamos en esta línea de abandono de los menores, principalmente de aquellos que viven en las áreas rurales, nuestras expectativas como nación se harán cada día más limitadas y orilladas a permanecer en el subdesarrollo.

¿Cómo esperar crecimiento económico sostenido, si quienes estarán a cargo de las riendas de la nación en el futuro inmediato no estarán capacitados para enfrentar ese reto? Evaluaciones como las que cada año se hacen en las áreas de Lenguaje y Matemática son contundentes. Poseemos un promedio menor al de muchos países subdesarrollados. ¿Qué podemos esperar con esos resultados?

La educación y la salud merecen mucha más atención. Merecen mucho más presupuesto para que de verdad se puedan enfrentar sus males de raíz. Y esos males están precisamente enraizados en familias sin la posibilidad de dar a sus hijos lo necesario para subsistir. Familias que, cuando en el mejor de los casos tienen un trabajo, ganan mucho menos de lo necesario para adquirir la canasta básica de alimentos, no se diga la canasta vital.

El país necesita de muchos cambios, pues la integralidad de sus problemas está precisamente en el punto de partida para solucionarlos. Y el gobierno debe ser ese ente capaz de coordinar los esfuerzos necesarios para que esa solución se encuentre.

.
.

Leave a Reply