Home > Columnas > Opina un empresario

Un empresario industrial, quien pidió omitir su nombre, envió a mi correo electrónico sus comentarios respecto del artículo de la semana pasada. Le transcribo textualmente:

“Es evidente que lo que no funciona y distorsiona la actividad económica y social en el país son las instituciones del Estado y los personeros y burócratas de todo el aparato estatal. Tienen un costo desproporcionado con relación al producto interno bruto y a los ingresos del gobierno. Para muestra veamos la negociación que hizo la Junta Directiva del Congreso, presidida por el diputado Rabbé, con el Sindicato de Trabajadores del Congreso: ilegal y lesiva a todas luces.

El sistema actual debe ser cambiado, como dice el Lic. Alfonso Portillo. Pero no en la forma que él pretende: aumentando la carga impositiva para crear más puestos de trabajo improductivo en las instituciones estatales.

Es evidente que las (todas) empresas del país deben ser competitivas. Y una buena ley de competencia nos haría mucho bien.

Como empresario le confirmo que la mayoría de empresas en el país compiten en igualdad de condiciones con aquellas de los países con los cuales tenemos mayor relación comercial y donde operan Tratados de Libre Comercio.

Entiendo que por circunstancias especiales hay industrias, como la azucarera, con regímenes económicos especiales. Y para cancelarlos se deben prever las consecuencias de corto plazo en el empleo, para luego derivar en soluciones de mediano y largo plazo.

Respecto de la carga tributaria se dice que es del 10 por ciento sobre el PIB, lo cual también se comenta como una vergüenza. Pero esto se da así porque el 70 por ciento de los empresarios del país operan en la informalidad; y no porque las tasas del ISR sean bajas.

Le aseguro que, en lo personal y en mi empresa, pagamos mucho más del 10 por ciento sobre ingresos netos, antes de impuestos. Pagamos de acuerdo con las leyes vigentes en la materia. Por otro lado, recuerde que la tasa alternativa del 7 por ciento del ISR es sobre ingresos brutos; o sea, antes de deducir gastos y el IVA, otro impuesto, que corresponda.

No, señor Barrera. Nuestro país no necesita más impuestos para crear más plazas para burócratas. Lo que el país necesita es una mayor tasa de inversión anual que aumente la producción, con mayor productividad. Así se producirán más empleos productivos con todos los beneficios sociales que eso implica. Y con mayor productividad, el precio de la mano de obra se incrementará.

Además, con mayor producción, se generarán más impuestos sanos, producto de una economía en crecimiento. Claro, esto requiere certeza jurídica y reglas y leyes que se respeten en el tiempo, pues la inversión requiere seguridad.

Estos temas no son los que quieren oír los estructuralistas. Estos ingenieros sociales siempre buscan las soluciones rápidas y captivas. A diferencia, la inversión requiere riesgo y esfuerzo; algo que los burócratas, en su mayoría, no entienden. Pero es la única solución correcta para lograr un crecimiento sano y sostenible.”

BY

.
.

Leave a Reply