Home > Mundo > Diez años después, choque de maestros y Gobierno

Diez años después, choque de maestros y Gobierno

Las disputas entre maestros públicos y autoridades en México son recurrentes desde hace años, pero el nuevo estallido social en Oaxaca evoca la grave crisis que atravesó ese estado sureño hace exactamente una década, porque los problemas políticos y sociales de fondo permanecen, según analistas.

El deja vu viene precedido por una reforma educativa del presidente Enrique Peña Nieto rechazada con especial virulencia por la Sección 22 (oaxaqueña) de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el mismo grupo que se puso en pie hace diez años.

“El problema de fondo es estructural, las condiciones que existían en 2006 aún hoy en día prevalecen”, afirmó el presidente de la Liga Mexicana por los Derechos Humanos de Oaxaca, Isaac Torres Carmona.

El exsecretario de Gobierno oaxaqueño Jesús Martínez Álvarez coincide en parte en esa percepción, porque los problemas que subyacen son “la pobreza y la desigualdad, atribuibles a malos gobiernos”.

“Oaxaca y Chiapas, cuna de la insurgencia zapatista, son estados con la más alta marginación del país, en infraestructura, agua potable, vivienda”, remarcó Martínez.

La franja sur de México es además la de mayor porcentaje de población indígena.

El 22 de mayo de 2006 una huelga de maestros que ocuparon por la fuerza el Zócalo, plaza principal, de Oaxaca capital derivó en un violento desalojo por parte de la policía de ese estado y en una ola de protestas y choques con agentes antidisturbios de medio año que manchó con sangre el final del mandato del presidente Vicente Fox (2000-2006).

En junio pasado, en medio de renovadas protestas, un choque entre policías y manifestantes, en este caso en Asunción Nochixtlán, a 100 kilómetros al noroeste de la capital oaxaqueña, dejó ocho muertos, de acuerdo con cifras oficiales, y más de una decena, según los profesores.

Ya se han colocado campamentos de manifestantes en el Zócalo de Oaxaca que han obligado a cerrar comercios y afectado al turismo.

Hay una alerta de viaje del Gobierno de Estados Unidos a sus compatriotas para que se lo piensen dos veces antes de ir a Oaxaca, al igual que hace una década.

Nuevamente parece que las protestas van a obligar a suspender la mayor fiesta popular local, la Guelaguetza, un desfile de trajes y bailes típicos, como pasó entonces.

El desabasto de alimentos ha obligado al Gobierno de México a enviar aviones con suministros desde el estado vecino de Puebla, porque los bloqueos de carreteras por parte de los maestros mantienen en parte incomunicadas por tierra algunas zonas.

Los medios de comunicación han vuelto a ser protagonistas del conflicto, como en 2006, cuando fue asesinado de un tiro el reportero Bradley Will, del medio alternativo estadounidense Indymedia.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) acaba de instar al Gobierno de México a que investigue las recientes muertes de Salvador Olmos García, conductor de una radio comunitaria oaxaqueña, y de Elpidio Ramos, reportero de un diario de Oaxaca, este último fallecido en el enfrentamiento en Asunción Nochixtlán.

La SIP celebrará en octubre su asamblea anual en Ciudad de México, curiosamente como hizo hace diez años, y el tema central volverá a ser los atentados contra periodistas.

“Hay pocas expectativas de que esto se pueda solucionar. No creo que el diálogo se pueda realizar sobre la base de sangre; no podría decir que va a haber una solución pronta”, zanjó el exsecretario Martínez.

Llamamiento al diálogo

Evitar violencia

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) de México apeló ayer “a la responsabilidad y conciencia” del Gobierno y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a fin de resolver el conflicto en los sureños estados de Oaxaca y Chiapas sin el uso de la violencia.

El secretario mexicano de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, advirtió a los integrantes de la CNTE que “se ha agotado el tiempo” y “los bloqueos y las afectaciones a los ciudadanos deben terminar”. El ministro sostuvo que “en breve” se tomarán las medidas necesarias para desbloquear las vías estratégicas cerradas por los maestros.

Ante la tensa situación, la CNDH emitió un comunicado en el que pide a las partes hacer “el mayor esfuerzo posible para retomar el diálogo” y lograr una “solución de los diferendos existentes, por encima del uso de la fuerza o el ejercicio de cualquier expresión de violencia”. “La violencia no beneficia a nadie”, remarcó.

10 años hace que se produjo otro levantamiento de maestros en Oaxaca.

reformas educativas son las que han generado el conflicto entre maestros y Gobierno

muertos arrojan los primeros enfrentamientos violentos con la policía.

Leave a Reply

uno × cuatro =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com