Home > Editoriales > Un desahogo en el Mayor Riesgo

Un desahogo en el Mayor Riesgo

Una de las acciones que la Corte Suprema de Justicia ha tomado es la creación de un nuevo Juzgado de Mayor Riesgo, el Juzgado D, al cual se estarán trasladando los casos recibidos por el juez Miguel Ángel Gálvez, del Juzgado B de Mayor Riesgo. Con esta acción se estará dando agilidad a los procesos que el juez Gálvez tenía a su cargo y que se han tenido que detener por la trascendencia de los que por ahora están en proceso.

Los casos más emblemáticos que llevará esa nueva judicatura son: el caso Siekavizza, Chico Dólar, Guayo Cano y otros de extorsión y secuestro. Estos procesos tuvieron que ser suspendidos por el juzgador, debido a la relevancia de los que ahora está trabajando.

En Guatemala, la mora judicial no solo atrasa el debido proceso, sino causa en alguna medida el ya consabido hacinamiento de las cárceles. Esta situación, además de atentar contra la dignidad de toda la sociedad y contra el Estado de derecho, hace que el presupuesto, ya insuficiente para el manejo del Sistema Penitenciario, se agrave.

Sabiamente, la creación de este nuevo juzgado tendrá como función específica apoyar al sistema judicial en los casos de alto impacto asignados al juez Gálvez, ya que estará adscrito a su juzgado y llevará, simultáneamente, los casos que se tramitaban allí desde antes del 15 de mayo de 2015. La designación del nuevo juzgador será la semana que se inicia hoy, y la sociedad guatemalteca espera que el nuevo juzgador, sea hombre o mujer, trabaje en el sentido que indican las leyes del país. El fortalecimiento del sistema judicial es beneficioso para todos los guatemaltecos.

La ansiada justicia en el país no solo tiene el rostro que se le ha destacado durante los últimos meses, en los que ha mostrado que su mano puede llegar a cualquier ciudadano sin el temor a que este sea alto funcionario. Pero también está el otro lado, que implica justicia pronta para quienes han llegado como consecuencia de otro tipo de problemas y cuyos casos esperan el sueño de los justos. Es atinado que se agilice el debido proceso y para ello, desatorar el sistema de casos de mayor riesgo, también servirá para que otros casos de menor relevancia tengan un proceso más ágil y consecuentemente satisfagan la enorme necesidad de tener un sistema confiable.

Confiamos en que esta nueva disposición contribuya a desenmarañar los casos asignados y la justicia sea pronta, cumplida y de forma transparente.

.
.

Leave a Reply