Home > Deportes > ¡Catástrofe!

El campeón Chile destrozó anoche  7-0 a México y se clasificó a las semifinales de la Copa América Centenario, en Estados Unidos, con una actuación descomunal del delantero Eduardo Vargas, autor de cuatro goles.

Edson Puch abrió el marcador a los 16 minutos y lo cerró a los 87, Vargas selló un póquer (44, 52, 57 y 74) y Alexis Sánchez se sumó a la fiesta a los 49 en un Levi’s Stadium de Santa Clara (California, oeste) repleto con 70,547 espectadores.

Con sus cuatro dianas, Vargas, quien jugó preocupado por la salud de su madre, que sufrió un preinfarto el jueves en Santiago, llegó a seis tantos y se convirtió en el líder de la tabla de goleadores de esta inédita edición del torneo.

El equipo de Juan Antonio Pizzi se medirá en semifinales el próximo miércoles en Chicago (norte) contra Colombia, que derrotó por penales a Perú 4-2 tras igualar sin goles en los 90 minutos.

La goleada chilena, que dejó estupefacta a la marea verde de simpatizantes mexicanos que copó el estadio, puso fin al invicto de la era Juan Carlos Osorio en el Tri, que llegó a este partido con nueve victorias y un empate.

Los dos equipos salieron como vocación ofensiva y una presión asfixiante sobre el rival para recuperar el balón lo más alto posible, con un 4-3-3 flexible que se volvía 4-4-2 según las circunstancias.

La idea era parecida, pero Chile la ejecutaba con mayor soltura y precisión, como si la maquinaria construida por Jorge Sampaoli hubiese recuperado la memoria en el momento justo.

La primera ocasión de la Roja fue en el minuto 10, con un pase en profundidad de Arturo Vidal a Edson Puch que encontró adelantada a la defensa mexicana.

México no tomó nota del aviso y cinco minutos más tarde Chile llegó al gol.

La jugada la inició Alexis Sánchez por derecha, Marcelo Díaz entró sin marca remató desde afuera del área y tras el rechazo de Ochoa, Puch definió sin problemas.

Vargas liquida

Fueron 45 minutos muy buenos del campeón, que desactivó a un Tri impreciso y esperó agazapado para golpear de nuevo, lo que ocurrió sobre el final de la etapa.

Si Vargas estaba fuera de juego a los 37 al concluir en el segundo palo una hermosa contra, el delantero del Hoffenhein alemán no falló en la segunda que tuvo.

Alexis encaró por la izquierda, envió el centro y Vargas controló dentro del área chica y definió con un zurdazo cruzado ante un indefenso Ochoa.

Paliza futbolística

A quienes esperaban una reacción de México en el complemento, la Roja respondió con un recital de goles y futbol.

A los 49, Vidal robó una pelota cerca del área rival, combinó con Alexis y, luego de hacer la pausa justa, dejó solo al delantero del Arsenal de Inglaterra para marcar a placer.

Tres minutos más tarde, con un México noqueado, Vargas cabalgó solo por izquierda y marcó el cuarto. El propio Vargas, definitivamente reconciliado con la red, encontró solo en el punto penal un rechazo de Ochoa y marcó el 5-0 a los 57.

Quedaba todavía media hora de juego y Osorio ya había movido el banco, aunque solo se encontró con la voracidad del nuevo goleador, implacable ante otro desconcierto en el área rival, y un séptimo gol, obra de Puch.

.
.

Leave a Reply