Home > Columnas > Gran potencial en generación eléctrica

Gran potencial en generación eléctrica

A parte el hecho, que el desplome de los precios del petróleo desde finales del año 2012, abaratara el costo de la generación termoeléctrica (a base de combustibles fósiles), el avance de la expansión de la red del flujo eléctrico, permite a estas fechas que la electricidad sirva eficientemente a las poblaciones de municipios tan distanciados el uno del otro, como San Pedro Carchá en Alta Verapaz y San Juan Chajul en la región Ixil de Quiché. Sumemos el agregado de nueva capacidad de generación, mediante la normalización operativa de nuevos proyectos hidroeléctricos y de otras modalidades de energías renovables, estos agregados a lo largo de los últimos 5 años, a la red del Sistema Nacional Interconectado (SIEPAC). Oportunamente, estas inversiones han  venido a contribuir con economías en la factura eléctrica, no obstante ahora con épocas de lluvias poco copiosas.

¿Pero cuenta Guatemala con más potencial en materia de generación de energía mediante el agua? Ya antes lo hemos mencionado: por sus propias características hidro-geográficas, el país dispone de 38 cuencas de ríos importantes, las cuales se distribuyen en el territorio nacional en tres regiones hidrográficas: la vertiente del Pacífico ( 18 cuencas de ríos de curso corto y rápido); del Atlántico subdividida con las vertientes Atlántico y Caribe hacia el golfo de Honduras,  (10 ríos extensos y profundos); del golfo de México (10 ríos caudalosos), entre estos el Usumacinta, el más largo y caudaloso de América Central, frontera natural entre Guatemala y México.

Entonces, a partir de sus numerosas cuencas hidrográficas, Guatemala cuenta con recursos hídricos que pudieran alimentar a buen número de complejos hidroeléctricos medianos o pequeños, y con un potencial en agregado a otras fuentes energéticas renovables, como para alcanzar por lo menos, alrededor de los 5,000 Mega Watios (la demanda nacional total máxima por día, anda hoy alrededor de los 1,600MW – Mega=109) o sea, hay para mucho más solo con esta modalidad de generación, incluso además, para sumar mayor capacidad de exportación de energía a Centroamérica y México.

Obvio que el desarrollo y la modernización socio-económica del país, requiere siempre de recursos energéticos. Significa ello, esfuerzos a ser accionados no solamente por la parte gubernamental, sino en coordinación con la participación comunitaria, gobiernos locales, empresarial, cooperación internacional. Y a este respecto, conviene reiterar en lo que recomienda la Comisión Mundial de Represas “Cualesquiera proyectos futuros de represas… deben de considerar… efectos en lo poblacional, social, territorial y ambiental, con el mismo grado de atención que los posibles beneficios económicos.”

Pero queda otra tarea: para robustecer la gobernabilidad del país frente a la conflictividad sistemática ante proyectos mineros e hidroeléctricos, es imprescindible  hoy como mañana, primordialmente, el respeto y cumplimiento con el estado de legalidad; asimismo, promover el diálogo pertinente, constructivo y participativo, apoyado en la capacidad de informar a todos, con veracidad y buena voluntad.

Guatemala cuenta con recursos hídricos que pudieran alimentar a buen número de complejos hidroeléctricos medianos o pequeños, y con un potencial en agregado a otras fuentes energéticas renovables.

.
.

Leave a Reply