Home > Cultura > Fundación Borges vela por el legado del autor a 30 años de su muerte

Fundación Borges vela por el legado del autor a 30 años de su muerte

EL gran impacto que ha tenido en la cultura universal la obra del escritor argentino Jorge Luis Borges, de cuya muerte se cumplen hoy 30 años, no hubiera sido posible sin el trabajo por difundirla y custodiarla de la Fundación que lleva su nombre y que preside su viuda, María Kodama.

“Kodama es la primera en respetar y en hacer respetar la obra de Borges y la memoria de él porque, además, es una enorme responsabilidad”, afirma en una entrevista con Efe María Adela Renard, miembro de la Fundación Internacional Jorge Luis Borges e investigadora de su obra desde hace 40 años.

A su juicio, la viuda del escritor ha realizado una labor incansable por dar a conocer un legado con el que, además, tiene un vínculo personal pero, sobre todo, por custodiarlo y vigilar que cada detalle que se revela sobre el autor sea real, algo que refleja que ha asumido como propio el gran sentido de la estética y la ética que tenía Borges.

La titular de la Fundación se encuentra ahora en Ginebra para asistir a los homenajes que el martes recordarán las tres décadas que ya han pasado desde la muerte de su esposo, quien eligió esa ciudad suiza para morir y ser enterrado.

Su amor por el trabajo del escritor se lo ha contagiado a la entidad, que se encarga de difundirlo, tanto en lo particular como en público, mediante jornadas de investigación, publicación de estudios, conciertos e incluso concursos para estudiantes jóvenes, como el de haikus, poemas tradicionales japoneses breves por los que Borges sentía una especial devoción.

La sede de la misma está ubicada junto a la casa donde vivió el autor en Buenos Aires entre 1938 y 1943 y en la que escribió el cuento Las ruinas circulares.

Biblioteca-museo

La Fundación alberga una biblioteca con primeras ediciones de sus libros y manuscritos, así como una colección de sus bastones, cuadros, talismanes, homenajes y premios, y hasta una recreación del dormitorio de Borges.

“Se trata de un referente importantísimo para la literatura universal, y tanto en Argentina como en el resto del mundo goza de gran respeto, admiración y un interés permanente por seguir leyéndolo”, dice Renard.

Para ella, Borges “es como un aleph: un círculo en el que confluyen muchas cosas. Es por eso que cuando alguien entra en su obra, no vuelve a salir más porque él siempre te dice algo más”.

La investigadora conoció al escritor a principios de los años 70, mientras realizaba una antología suya. Tras mostrársela, el autor le llegó a decir: “¡Caramba! parece que la selección la hubiese hecho yo”.

“Fue algo mágico”, admite emocionada.

Renard cree que aunque este martes se cumplan 30 años de la muerte del escritor, esto acaba de empezar, y que la Fundación continuará con la difusión de su legado de todas las maneras posibles en el marco de todas las disciplinas desde las que se le ha investigado, como la ciencia, la filosofía, el arte o la música.

“El objetivo es estar siempre presente. Como Borges, ese ‘aleph’ que nunca termina de marcharse y que una vez te sumerges en él, es imposible dejar atrás”, concluye.

.
.

Leave a Reply