Home > Columnas > ¿Mal menor?

Apoyo la abolición del antejuicio pero estimo insuficiente el texto del artículo 154 Bis, de la Propuesta de Reformas a la Constitución Política de la República de Guatemala en materia de justicia, que para su discusión han presentado los Organismos Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Y es que, además de sus defectos estructurales, omite referirse a los casos patológicos que para compensar su ausencia surgirán en el futuro. Tenemos un ejemplo clarísimo con el Arto. 217 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos que –debido a una modificación amañada— establece el antejuicio para los candidatos a cargos de elección popular.

Resulta que la CC, en sentencia del 12.03.96 (Exp. 300-95), afirmó que: “Las normas de una ley constitucional no pueden ser expulsadas del ordenamiento jurídico a través de una inconstitucionalidad general o inaplicables mediante su planteamiento en caso concreto, sino únicamente por medio de la reforma de la ley y siguiendo el procedimiento establecido en la Constitución, ya que de lo contrario esta Corte dejaría de ser intérprete de la Constitución y se convertiría en un legislador constitucional negativo, lo que no le es permitido. Solo puede impugnarse de inconstitucional un precepto de una ley constitucional cuando este ha pretendido incorporarse a la ley violando el procedimiento establecido para hacerlo”.  Así las cosas, no nos extrañe que se argumente que la enumeración contenida en la propuesta se complementa con esta aberración que choca frontalmente con el espíritu de la propuesta según se desprende –por ejemplo—de su artículo 33, que deroga expresamente el artículo constitucional 256 (que –hasta la fecha—les reconoce el derecho de antejuicio a los alcaldes).

Pero aún hay más. Tal es el privilegio instituido por el artículo 15 de la Ley de Supervisión Financiera, que fraudulentamente sustituye el antejuicio al financiar la Superintendencia de Bancos los gastos  las costas de la defensa de sus autoridades, funcionarios y empleados en contra de quienes se planteen procesos, juicios o demandas. Así las cosas no se llegará muy lejos en la abolición del antejuicio.

.
.

Leave a Reply