Home > Nacional > “Los partidos se volvieron empresas electorales”

“Los partidos se volvieron empresas electorales”

¿Qué le motivó a escribir sobre la nueva perspectiva de la socialdemocracia? 

El libro nació de una preocupación que he tenido por mucho tiempo. Tengo más de 30 años de militar dentro de la social democracia. Fui secretario de formación del Partido Socialista Democrático (PSD) en 1985, y desde entonces empecé a preocuparme por entender la ideología socialdemócrata; a dimensionarla, no solo nacional sino internacionalmente; y ver de qué manera se podría iniciar a aplicar en Guatemala.

¿Tuvo alguna influencia de la actual coyuntura política del país?

Me he dado cuenta que durante los últimos 30 años los partidos políticos cayeron en el mercantilismo político. Se volvieron empresas electorales con el único objetivo de ganar votos y ocupar cargos públicos, pero sin ninguna orientación ideológica. Sin embargo, la cuestión es que si uno no tiene una orientación ideológica, no se puede hacer nada.

¿Qué transmite su libro a la clase política actual? 

El libro trata de coadyuvar a  Guatemala en estos momentos. De alguna u otra manera, en el libro pueden encontrarse muchas respuestas, no solo desde el punto de vista guatemalteco, sino cómo ha evolucionado esta ideología que nació en 1948.

Para usted, ¿qué es una ideología? 

Como dice el diccionario, la ideología es el tratado de la ideas, desde el punto de vista de un partido político, de un movimiento sindical o movimiento social, es una concepción de la realidad que nos lleva a entender esa realidad, a ver los males de la realidad, hacer un diagnóstico y encontrar soluciones. Es una guía. A la fecha la ideología en Guatemala está decaída.

¿Qué diferencias hay entre la concepción de la socialdemocracia de finales del siglo XX con el inicio de este siglo? 

La socialdemocracia es la ideología más antigua en el planeta. Inició cuando esta se basaba en los principios marxistas. El deseo era que hubiera gente no fuera explotada, un ideal que perseguía que la gente trabajara ocho horas, y no de 15 a 18 horas. Buscaba que la gente tuviera derecho a la salud y educación, era más idealista que científica. Luego nace la socialdemocracia más fundamentada y eso lo lleva hasta otro salto, con prácticas revolucionarias, ya que había mucha resistencia al cambio.

¿Cómo llega a Guatemala?

Fue hasta 1940 que llega a Guatemala, justo a la Revolución de Octubre, la junta de gobierno, y luego Juan José Arévalo, quien tenía por objeto sacar al rico de la esclavitud de su riqueza, al pobre salvarlo de la esclavitud de su pobreza y de la animalidad a todos. En 1990 la socialdemocracia encontró el concepto de economía social del mercado, y se dan cuenta que es bueno para conciliar el estado de bienestar, ya que es una criatura de la social democracia. Ahora se evidencia que Guatemala recibe menos recursos para el bienestar de la sociedad, hay desatención educativa, de seguridad, salud, etcétera. El marxismo ha quedado como un antecedente histórico. Sus principios son libertad, igualdad, solidaridad, operación, complementarización, justicia social. Ahora la lucha de clases ya no es parte de la socialdemocracia.

¿Hay alguna diferencia entre la perspectiva nacional con la del resto del mundo? 

Nosotros hemos aprendido del mundo. De hecho esto nace en Europa, la diferencia es que en dicho lugar es donde mejor se ha desenvuelto la socialdemocracia, siempre con al apoyo del socialcristianismo que se ha desarrollado mucho. El caso es que de las 25 democracias más importantes del mundo, en Latinoamérica la de Uruguay es la número 19 y la de Costa Rica, la 23. Guatemala no entró a la democracia. Está registrada como una democracia hibrida, entre una democracia y una democracia imperfecta, así es como nos ve el mundo a nosotros, la democracia en Guatemala es una mentira.

¿Cómo ve el futuro de la socialdemocracia en nuestro país? 

Es prometedor. La función de un Estado es generar propuestas para que todos nos desarrollemos como seres humanos y con eso seguramente el país saldría adelante. Ya es momento de decir: Señores, no nos paremos solo a celebrar únicamente que persiguen a fulano o mengano, tenemos que ponernos en acción política, agradecer la comunidad internacional que está ayudando al país.

¿Hay en Guatemala partidos políticos que representen la socialdemocracia? 

Hay muchos que dicen que son socialdemócratas, pero del diente al labio. Yo no veo a nadie preocupado por eso. Hablan y repiten mecánicamente; pero, no veo que lo interioricen ni filosóficamente ni espiritualmente. No veo ningún proyecto político que esté expresando la solidaridad demócrata, que es lo principal de la socialdemocracia.

¿Por qué recomienda leer su libro? 

Porque tiene tantos aspectos, abarca varios temas, el contexto político actual nacional e internacional, los principios de la socialdemocracia, la revolución de Guatemala de 1944, la sinopsis internacional de su contexto y su evolución. Está hecho especialmente para los jóvenes, ya que llegamos a una sociedad donde no hay paz, donde estamos creando pobres y mareros. Tenemos que cambiar, Guatemala es un país con riqueza potencial.

Un híbrido

“Guatemala está entre una democracia y una democracia imperfecta, así es como nos ve el mundo. La democracia aquí es una mentira”.

.
.

Leave a Reply