Home > Deportes > 58 años después

58 años después

Gareth Bale y Hal Robson Kanu, que anotó el gol del triunfo a nueve minutos del final, firmaron el soñado triunfo ante Eslovaquia de Gales (2-1), que irrumpió con éxito en su estreno en una fase final de una Eurocopa.

El conjunto de Chris Coleman, empeñado en alimentar la leyenda del fútbol de este país, no se encontraba en un escenario similar desde 1958, en el Mundial de Suecia, su única aparición anterior en un gran torneo.

Fue un duelo de debutantes el vivido en Burdeos. Eslovaquia asume también como novato su inclusión en un Campeonato de Europa, aunque no hace mucho que ya empezó a dejarse ver por eventos como este. Disputó el Mundial de Sudáfrica en el 2010. Toda una experiencia.

Pero el histórico gol llevó la firma de Gareth Bale. Una falta directa lanzada por el jugador del Real Madrid. Lejana, que contó el poco tino del meta eslovaco Matus Kozacik, que midió mal el tiro.

El primer gol galés en una gran competición tras el marcado por Terry Medwin el 17 de junio de 1958, ante Hungría en el Mundial de Suecia, sosegó al cuadro de Chris Coleman, que había irrumpido en el choque sometido por la tensión ante el debut en la fase final de una Eurocopa.

Bale entró en la historia del fútbol de su país y comandó el juego de ataque de su equipo ante un rival afectado por el revés encajado.

Eslovaquia recuperó algo el pulso del partido antes del descanso. El cuadro eslovaco prolongó su mejoría a la vuelta de vestuarios. Robert Mak disparó por encima del arco de Danny Ward y después, Gales respondió con un cabezazo de Gareth Bale.

Las apariciones del atacante del Real Madrid no fueron constantes. Pero lideró las acciones de peligro de Gales, que perdió fuelle con el paso de los minutos.

Eslovaquia por medio de la aparición del centrocampista del Legia Varsovia resultó providencial. Aprovechó una buena incursión en el área galesa de Mak  Ondrej, que había entrado al campo un minuto antes, se hizo un hueco cerca del punto de penalti y su tiro sorprendió a Ward para el empate.

Posteriormente, el centrocampista del Reading inglés terminó por ser el héroe galés. Marcó el gol de la victoria para culminar una jugada de Ramsey en plena locura final, su anotación evitó que Gales se quedara sin una victoria histórica.

.
.

Leave a Reply