Home > Deportes > Media hora basta

Lionel Messi reapareció anoche tras sus problemas de espalda y despejó dudas sobre su estado de forma en su debut en Copa América al anotar un triplete en el triunfo de Argentina sobre Panamá (5-0) para el que solo necesitó media hora de juego.

Messi, tildado por la prensa de Chicago como el Michael Jordan del futbol, saltó del banquillo en el 61 entre el delirio de la afición para estrenarse en la Copa América con un triplete: en el 68, en el 78 tras el cobro de un magistral libre directo, y en el 87, en un caracoleo en el área.

Con esta victoria, Argentina sella su pase a los cuartos, en los que se cruzará con el segundo del grupo C, mientras que Panamá peleará por sus posibilidades ante Chile.

En las inmediaciones del majestuoso lago Michigan, el Soldier Field de Chicago acogió una accidentada primera parte: una roja en el minuto 30 para el panameño Aníbal Godoy, las lesiones del argentino Ángel di María y del centroamericano Valentín Pimentel y otras cuatro amarillas, dos para cada bando.

Y hubo poco futbol. Sin Messi en la cancha y ante un rival duro y de repliegue, a Argentina le faltó la creatividad y no pudo explotar la letal arma del contraataque. El gol tempranero del central Otamendi indujo a cierta indulgencia argentina.

En el minuto 7, una falta botada en el costado izquierdo por el Fideo di María la cabeceó el defensa del Manchester City, que voló entre la fornida zaga panameña.

En la segunda parte y con el ingreso de Messi, el astro del Barcelona maquilló la pobre exhibición de Argentina, que en muchas fases del partido se desconectó ante una aguerrida selección de Panamá.

El delantero del Barcelona, que comenzó el partido en el banquillo, saltó al campo en sustitución de Augusto Fernández en el minuto 61 y, siete minutos después, estrenó su cuenta goleadora en el torneo al aprovechar un rechace en la cara de Gonzalo Higuaín que le dejó solo ante Jaime Penedo,  portero panameño, al que batió entre el delirio de los aficionados argentinos.

Tan solo diez minutos más tarde, anotó el segundo al convertir una falta directa que entró por la escuadra izquierda de la portería rival.

El tercer gol llegó en el minuto 87 cuando, tras recuperar Argentina un balón, Messi recibió en el centro del área y, tras deshacerse de un contrario, selló su triplete.

El jugador saltó a calentar en el minuto 49 entre la alegría y los gritos de apoyo de los hinchas albicelestes que presenciaban el partido en el estadio Soldier Field de Chicago (Estados Unidos).

Desde el comienzo del choque, en las gradas se pedía su participación con gritos de “Messi, Messi” y finalmente los hinchas de la albiceleste pudieron ver jugar a la estrella de su equipo durante la última media hora del partido.

.
.

Leave a Reply