Home > Columnas > Inmunidad e impunidad (II)

Si recordamos el año pasado en la ola de protestas contra la corrupción se rechazaba la impunidad cobijada en el derecho de antejuicio de altos funcionarios públicos y judiciales aferrados a los cargos. Ese sentir se ha trasladado a las mesas en donde se discuten las reformas constitucionales.

En mi humilde opinión considero que el antejuicio si suscita impunidad, pero no es prudente retirárselo a la autoridad judicial, a quien debe de conservársele en casos del ejercicio de la judicatura y no en delitos comunes.

Igualmente el Organismo Judicial (OJ) debe impulsar acciones para que la ciudadanía recupere la confianza en la administración de justicia: evaluar sus normas éticas, reformularlas a partir de la exigencia de la ciudadanía y concebir a un juez democrático que reúna características peculiares que le den identidad y credibilidad al sistema judicial.

Debe depurar la Supervisión de Tribunales para descartar a supervisores que no hacen investigaciones objetivas e independientes o tienen vínculos político- gremiales; no es posible que existan supervisores que apañen la impunidad o no tengan el valor de dictaminar contra el poderoso. Así nunca se alcanzará la transparencia e idoneidad del recurso humano y por ende del OJ.

He visto algunos casos en los que el OJ a través de la Supervisión de Tribunales persigue al honesto, que trabaja con vocación y mística y se protege al mal juez, que a base de influencias, compadrazgos políticos y familiares se asegura ilegalidad.

Debe depurarse al recurso humano judicial y auxiliar judicial deshonesto, es inaceptable que jueces cometan delitos iguales a los que se juzgan, porque no existe calidad moral para juzgar. Los malos jueces han causado tanto daño y desprestigio a la justicia que las autoridades del OJ deben intervenir con acciones positivas en bien del sistema de justicia para enviar ese mensaje de compromiso a la ciudadanía que a futuro existirá un excelente servicio de justicia.

Es decir, urgen acciones en pro del sistema judicial que fomenten una conciencia ética, firme e integral del OJ. Posiblemente así se reconsidere en las reformas mantener la inmunidad de jueces, porque hoy por hoy todos somos cortados con la misma tijera, lo que permite que justos paguemos por pecadores.

MY

.
.

Leave a Reply