Home > Columnas > Una primavera centenaria y controversial

Una primavera centenaria y controversial

El 29 de mayo de 1913 marca un hito en la historia de la música, por dos razones: se inicia una nueva etapa, la de la música moderna, y se produce uno de los más memorables escándalos en la escena musical.

En esa fecha, la crema y nata de la sociedad parisina y del movimiento intelectual de la época se dieron cita en el Teatro de los Campos Elíseos, para presenciar el estreno de La Consagración de la Primavera, del compositor Ígor Stravinski (Oranienbaum, Rusia, 1882 – Nueva York, 1971), con coreografías de Vaslav Nijinsky y la producción a cargo de Serguéi Diáguilev.

Sin embargo, la armonía politonal de la obra, sus ritmos abruptos y dislocados, así como la agresiva orquestación y bailes frenéticos provocaron en el público conservador una inusitada violencia que desembocaría en una batalla campal entre partidarios y detractores.

Probablemente el punto más controversial fueron las eróticas danzas, cuyo argumento gira en torno a los rituales de la Rusia ancestral en los que destaca el sacrificio de una doncella que baila hasta la muerte para acabar con el invierno y propiciar el advenimiento de la primavera.

Tras el escándalo, Stravinski renunció a la idea de poner en escena el ballet y durante un tiempo únicamente se interpretó la versión sinfónica. No obstante, y pese al exabrupto inicial, más adelante vino la aceptación unánime y el reconocimiento para el autor.

Según expertos, Stravinski pretendía hacer un llamado a la conciencia ante el peligro de retornar a la barbarie debido a la inminencia de una conflagración mundial de devastadoras consecuencias para la humanidad (la Primera Guerra Mundial estalló en 1914). Otros, en cambio, consideran que la obra tiene un objetivo antropológico, que es reflexionar acerca de los orígenes del mundo, tema en boga a principios del siglo pasado.

En 1940, Disney acercó la compleja música de Stravinski a una audiencia masiva al inspirarse en ella para el desarrollo de una escena de Fantasía.

Después de más de cien años, es innegable que quienes participaron en esa primera presentación de La Consagración de la Primavera fueron testigos de un hecho histórico sin precedentes, pues estaban frente a una obra revolucionaria que marcó el rumbo de la música del siglo XX, incluyendo géneros como el jazz y el rock progresivo.

Leave a Reply

tres + 1 =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com