Home > Columnas > Filgua: feria de la inteligencia creadora

Filgua: feria de la inteligencia creadora

Durante diez años, editores, libreros, escritores, con el apoyo de algunas instituciones nacionales e internacionales, han llevado a los guatemaltecos la alegría de los libros. El lenguaje de la poesía, del ensayo y de la narrativa, presentes con holgura en la ciudad de Guatemala, al igual que otras ferias en otras partes del mundo.

.

14 y 24 de julio de 2016 es la fecha de encuentro en el Parque de la Industria de un evento que se dedica al científico social Edelberto Torres, y tiene como tema central: el desarrollo sostenible. Es la feria, como dice Marina, que muestra el “gran vuelo de la inteligencia
en el que ningún hombre solo habría podido inventar el lenguaje”.

Los libros abren oxígeno al cerebro y rompen los muros del aislamiento para conectarnos con la belleza o profundidad del lenguaje de las personas que articulan la palabra coherentemente. El secreto de esta construcción lingüística es la oportunidad de la imaginación creadora que se descubre con el otro a través de la comunicación recíproca. Es el momento más penetrante en el que la palabra se convierte en el vértice de una conjunción en la que prevalece el  gozo de la letra misma. Es una expresión de convivencia civilizada de los pueblos que se convierte en un gran reto desafiante para superar la anomia y holgazanería a las letras en la que ha caído el sistema educativo nacional.

Habrá que felicitar a Filgua por la idea acertada de colocar el desarrollo sostenible como tema de fondo de esta feria de la inteligencia creadora. Cabalmente en septiembre de 2015, Naciones Unidas dio a conocer los 17 objetivos del desarrollo sostenible y las 169 metas a lograr en ese “camino hacia la dignidad para 2030”. Es la propuesta que se hace al mundo, como la gran utopía de la humanidad.

Recordemos las palabras del cacique Seattle: “Cuando el último árbol haya sido abatido, cuando el último río haya sido envenenado, cuando el último pez haya sido pescado, solo entonces nos daremos cuenta de que no se puede comer el dinero”. Este es el sentido del concepto de sostenibilidad en el cual se satisfacen las necesidades con calidad de las generaciones presentes, sin perder de vista a las generaciones en el futuro, porque en este aquí y ahora solo tenemos prestado lo que le pertenece a nuestros nietos.

La Unesco afirmó que uno de los pilares de la educación es aprender a vivir juntos; hoy, esto se amplía porque debemos aprender a vivir juntos con la naturaleza, en tanto es el entorno que nos da vida. Este nuevo paradigma no solo busca que abordemos holísticamente la vida en este planeta que es nuestro y único, al menos que nos queramos suicidar ecológicamente, sino es la búsqueda de una gobernanza global que se convertiría en una “guía de la dignidad”.

Y esto es hoy Filgua: feria de la inteligencia creadora que se conjunta con el homenaje a Edelberto Torres.

Los libros abren oxígeno al cerebro y rompen los muros del aislamiento para conectarnos con la belleza o profundidad del lenguaje de las personas.

.
.

Leave a Reply