Home > Nacional > Una violación cada 45 minutos

Una violación cada 45 minutos

Para nadie es un secreto que Guatemala forma parte de los países con mayores índices de violencia. Y son las niñas, los niños y los adolescentes quienes más vulnerables resultan a dicha condición.

La violencia sexual, según el último informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentado ayer, es el principal flagelo de la niñez y la adolescencia guatemalteca. Solo el año pasado, los registros del Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) revelan 11,299 denuncias sobre casos de violencia sexual, lo que significa un promedio de 31 casos al día o, lo que resulta más alarmante, uno cada 45 minutos.

Estas cifras se quedan cortas cuando las autoridades reconocen que el dato real de agresiones podría ser mucho mayor, si se sabe que solo uno de cada ocho casos es denunciado.

Y cuando los datos se disgregan por edad, resulta que el 64 por ciento de víctimas de este tipo de delito sexual corresponde a niñas, niños y adolescentes, dato que ratifica la Misión Internacional de Justicia.

De acuerdo con el Inacif, por agresiones sexuales durante 2015, en sus instalaciones se efectuaron 8,245 evaluaciones. De ellas, el 70 por ciento fue practicado a menores de edad. Y el 90 por ciento de casos entre los menores, a niñas, adolescentes y mujeres adultas, lo que deja claro lo vulnerable que resulta el género femenino y la niñez ante estos delitos.

Los datos cambian de víctima, aunque no de edad, cuando de muertes violentas por arma de fuego se trata.

Según el Inacif, de los 4,282 reconocimientos médicos que efectuó en 2015, el 17 por ciento correspondió a menores de edad. De estos, en el 15 por ciento de los casos, las víctimas eran niñas y adolescentes mujeres, mientas que el 85 por ciento restante fueron niños y adolescentes varones.

Entre los delitos considerados como los que más afectan a la niñez y adolescencia, los homicidios ocupan el primer lugar en un período de 5 años, que culminó el año anterior.

Pero si uno dejó notar su crecimiento alarmantemente, según la CIDH, son los delitos sexuales.

VULNERABLES EN TODO

Los niños, las niñas y los adolescentes son los más vulnerables casi en todo tipo de problema social.

La falta de educación y la pobreza, terminan haciéndolos fácil presa de pandilleros y, en el peor de los casos, de organizaciones criminales.

Débora Cóbar, directora de Plan Internacional, asegura que “compartimos con la CIDH la preocupación de que estas formas de violencia sigan siendo toleradas socialmente y su persecución se caracterice por altos niveles de impunidad”.

La organización que dirige Cóbar hace énfasis en la falta de políticas tendientes a erradicar estos males en contra de la niñez y la adolescencia. Asegura que este grupo etario es blanco de los grupos delictivos y del crimen organizado, pero con insuficientes respuestas del Estado para protegerlos y prevenir que sean cooptados.

Las cerradas estructuras de estas agrupaciones y sus estrictas normas de conducta interna, hacen que los adolescentes, principalmente, reciban castigos severos. Una vez dentro de los grupos delictivos, son utilizados y explotados por los adultos para acciones como el traslado y venta de drogas, robos, extorsiones y secuestros. Las niñas y mujeres adolescentes, normalmente para la explotación sexual.

En su informe, la CIDH muestra su preocupación no sólo porque en la mayoría de países latinoamericanos los niños viven en un entorno de fácil acceso a estos grupos generadores de violencia, sino porque una vez dentro de ellos, difícilmente salen.

31 denuncias diarias de violencia sexual

.
.

Leave a Reply