Home > Columnas > Migraciones  de planetas                      

Migraciones  de planetas                      

Platicábamos ayer con los alumnos de la Escuela Municipal de Artes Visuales, sobre las migraciones.  Existen migraciones sociales, migraciones de animales y de plantas. Pero lo que es menos conocido es que existen migraciones planetarias.
Por años aprendimos en la escuela que el sistema solar se formó hace millones de años, se formó la estrella que es el sol y a su alrededor los planetas girando. Los pequeños y rocosos quedaron cerca del sol y los gigantes gaseosos lejos de él.  Dimos por sentado que se formaron en sus lugares y la Tierra se formó en la tercera órbita… pero ¡sorpresa! eso no fue así.
Los últimos estudios sobre los sistemas planetarios que se han encontrado en otras estrellas nos han dado nueva e importante información para saber que los planetas no están quietos en sus órbitas sino que migran. La gran sorpresa se la llevaron los astrónomos cuando encontraron planetas del tamaño de Júpiter girando tan cerca como Mercurio del Sol, en otras estrellas.
Eso los llevó a pensar ¿está nuestro modelo equivocado? Si no está equivocado ¿por qué hay planetas como Júpiter tan cerca de otras estrellas? El calor de la estrella haría imposible su formación allí. Al principio era un rompecabezas, pero luego las cosas se colocaron en su lugar.
Hoy se sabe que los planetas Mercurio, Venus, Tierra y Marte son una segunda generación de planetas, no fueron los que originalmente se formaron en esas órbitas. Al principio había planetas tipo “supertierras”, planetas gigantes y rocosos pero Júpiter se desplazó hacia el sistema solar interior causando un caos. En este caos empujó a las supertierras hacia el sol y este se las tragó, y los restos que se desprendieron de Júpiter en esa acción son los que se unieron para formar planetitas más pequeños que dieron origen a los que hoy son Mercurio, Venus, nuestro planeta Tierra y Marte.
Incluso el tamaño tan pequeño de Marte se explica porque era el que se formó más cerca de Júpiter, en la zona de mayor caos y una parte de esa materia no pudo unirse y se quedó como fragmentos dando vueltas alrededor del Sol, formando lo que hoy se conoce como el cinturón de asteroides. Otra cosa que se explica en este movimiento caótico son los asteroides troyanos, que quedaron girando en la misma órbita que Júpiter.
¿Por qué Júpiter no fue tragado por el Sol también? Saturno se estaba formando ya y su atracción gravitacional hizo que Júpiter se detuviera y regresara a su órbita, haciendo como un barco que da vuelta a una boya.  Al menos esta es la teoría de los astrónomos Batygin y Laughin, que se basan en evidencias recabadas en la información de la misión Kepler.
¿Pero qué impulsa a los planetas a migrar?  Básicamente dos cosas: las interacciones con sus discos de formación, y los encuentros cercanos con sus hermanos planetarios. Konstantin Batygin dice “…remolinos de gas barrieron la primera generación de planetas rocosos interiores hacia dentro del Sol”.   Gracias a Júpiter y Saturno hoy tenemos a la Tierra y vivimos en ella. Forma parte de la segunda generación de planetas.

.
.

Leave a Reply