Home > Columnas > Hidroeléctricas, alguna perspectiva

Hidroeléctricas, alguna perspectiva

Dadas las persistentes posiciones a favor o en contra, razonables o no, en relación a proyectos hidroeléctricos, volvemos ahora a tocar el tema, contribuyendo alguna perspectiva.

Repasando las bondades, así como los inconvenientes en el uso de los caudales de agua en la generación de electricidad, los aspectos desfavorables se presentan, en mayor proporción, a medida que se incrementan las dimensiones de los complejos generadores.

En nuestro país, la venerable hidro Chixoy ha sido el proyecto hidroeléctrico mayor.

A partir de su entrada en operación a principios de la década de 1980, la misma ha significado un sostén de primer orden al buen funcionamiento del Sistema Nacional Interconectado (SNI). Sobre todo, hasta los primeros años de la década de 1990, cuando se da el cambio de patrón generador hacia una participación dominante de los combustibles derivados del petróleo en plantas termoeléctricas, en rangos que han alcanzado poco más del 55% del total de la capacidad generadora instalada en el país.

Inconvenientes en Chixoy: cierta tendencia a un azolvamiento más acelerado de los embalses, debido en parte a la geología de formación “cárstica” o de roca caliza. Ello presenta también un constante factor de riesgo frente a posibles fenómenos telúricos, con sismos mayores, deslaves y colapsos de formaciones, en razón de lo cual el túnel principal de conducción hídrica cuenta al interior, con un revestimiento metálico. Viendo hacia el escenario mundial, la modalidad hidroeléctrica constituirá poco más del 20% de los casi 760 Giga Watios (Giga =109) de nueva capacidad generadora, a completar su instalación alrededor de los años 2017-18. Si bien países campeones en esquemas hídricos en el siglo XX, como Noruega y Suecia, han pospuesto nuevos proyectos, considerable proporción de aquellos se erigen hoy en Asia: solo en China ya en el año 2000 se construían 371 represas grandes y también se daba gran ejecución en partes de India, países del sureste asiático e incluso Japón. En África, se han proyectado grandes consorcios: la propuesta de cooperación Europa con África Subsahariana para aprovechar caudales del bajo Congo, en interconexión con la red eléctrica europea vía el Mediterráneo hacia Italia, entre otras.

Del lado de Latinoamérica, se cuenta con grandes y dispersos recursos hídricos que pudieran alimentar a variedad de complejos mayores y pequeños, entre 10 a 15 Mega Watios (Mega =106). En esto se contaría incluso, dado el caso, con posibilidades de suministro regional descentralizado o sea, extrarredes principales, atendiendo territorios más remotos (en cuenta nuestro país, ¿aló INDE?).

Según datos recientes, hoy día se calcula que unos 1,300 millones de habitantes en el mundo aùsn no tienen acceso a la electricidad, mayoritariamente en África e India. Se incluye a países como Guatemala, con algunos grupos poblacionales con escaso o ningún acceso al fluido eléctrico, cuya calidad de vida mejorada debe, necesariamente, lograr su integración dentro de un plazo que al menos, no exceda de la década que dio inicios a partir del año 2011.’

Hidro Chixoy, sostén perenne del SNI.

Leave a Reply

uno × uno =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com