Home > Columnas > ¿Caciques o ciudadanos?

¿Caciques o ciudadanos?

Refundar el Estado no es mala idea; solo batir las piezas del tablero y vociferar que ya todo cambió es un despropósito.  Quienes crean que pueden venir a poner todo de cabeza de la noche a la mañana están enloquecidos por sus calenturientos egos, o son motivados por quién sabe qué interés.  Lo cierto es que se necesita de mucho, no solo es cuestión de “timing”, circunstancias y coyunturas favorables, sino de fuerzas sociales robustas y con liderazgos que claramente estén comprometidos con intereses colectivos y de nación, capas medias conscientes de que habrá que pagar un precio, políticos dispuestos a jugárselo todo o por lo menos jugar a la “lotería del Termidor”.

No se trata solo de lanzar arengas y creer que las condiciones objetivas están dadas para ungir un nuevo paladín, que el vulgo está hambriento de sacar en andas la fotografía de un nuevo salvador como en tiempos de Estrada Cabrera. El Estado no se refunda con caciques sino con ciudadanos.

Para dar un salto hacia el futuro civilizado que el país necesita y merece, es necesario tener una burocracia claramente identificada, sin opacidad, que sea capaz de perseguir el objetivo del bien común sin ceder a presiones de grupos, sectores y poderes omnímodos: la regla clara para tal cometido sería refundar un Estado con los pesos y contrapesos necesarios para ser consecuente con sus fines, fuerte, lo que no significa necesariamente grande.

Modificar, arbitrar o corregir el rumbo de la sociedad es un papel que actualmente se hace a partir de clicas, mafias, “cofradías y sindicatos”; esto debe terminar para no seguir poniendo el ejemplo de la corrupción, la violencia y el abuso de poder. Leyes que no estén al servicio de los caprichos de la muchedumbre, los ricos o los demagogos.

Ordenar, clarificar, simplificar y democratizar debería ser el objetivo de una refundación, además del imperativo para resolver los grandes problemas del país: modelo de desarrollo, servicios públicos y el bienestar social. ¿La Constitución es solo una parte de lo que se quiere refundar: cómo nos refundamos los guatemaltecos para que lo que acordemos funcione?

.
.

Leave a Reply