Home > Cultura > Los Juegos Florales de Quetzaltenango cumplen 100 años

Los Juegos Florales de Quetzaltenango cumplen 100 años

Los Juegos Florales Hispanoamericanos de Quetzaltenango cumplen, en su edición de 2016, 100 años. Toda una efeméride para conmemorar un siglo de cultura, reconocida por el concurso artístico más longevo del país. Este año se habilitaron las categorías de poesía, ensayo, novela, cuento y teatro y al momento participan 202 dramaturgos, ensayistas, novelistas, poetas y literatos de toda Hispanoamérica.

Fundado en 1916 por iniciativa del poeta Osmundo Arreola y Manuel Sáenz, entonces alcalde de la ciudad de Quetzaltenango, este certamen literario conmemorará en septiembre su nacimiento, explicó el presidente de la comisión organizadora, Julio Rodolfo Custodio.

Custodio recordó que sus fundadores se inspiraron, para su creación, en las llamadas fiestas Floralias, que se realizaban en la Roma de antes de Cristo y que después se trasladaron a la provincia de Toulouse, en Francia, allá por los años 30.

Según el organizador, los juegos se suspendieron por orden del presidente Jorge Ubico, que gobernó el país de 1931 a 1944. “Pero al regresar la democracia a Guatemala, con el presidente Juan José Arévalo (1944-1951), retornan los Juegos y desde entonces, no se han dejado de celebrar ni un solo año”, explicó.

En un principio, los Juegos Florales Hispanoamericanos se celebraban durante las llamadas Fiestas Minerva o Minervalias.

Esta cita, que tenía lugar por el mes de octubre, consistía en concentraciones masivas de estudiantes frente a templos dedicados a la deidad griega Minerva, y que también fueron edificados en varios departamentos de Guatemala.

De Xela para el mundo

En un principio, los juegos florales eran de carácter lo cal, pero poco a poco se fueron expandiendo. Cinco años más tarde de su creación se convirtieron en centroamericanos, gracias a la participación de escritores como el legendario poeta salvadoreño Quino Caso, ganador del evento.

Con el pasar del tiempo, literatos de Centroamérica, México y el Caribe se fueron sumando a la cita, hasta que en 1991, cuando cumplieron 75 años de fundación, participaron escritores de toda Hispanoamérica.

Pese a estas transformaciones hay algo que se mantiene impermeable al pasar del tiempo: la modalidad de participación.

Desde que se creó esta cita,  cada año se convoca a los participantes a enviar sus obras en sobres cerrados, donde incluyen una plica que contiene todos los datos del autor. Luego los trabajos son calificados por una terna de jurados que deliberan hasta dar su veredicto final.

El directivo explicó que, pese a la falta de apoyo y reconocimiento de las autoridades gubernamentales, se mantiene la misma mística de una cita que se ha convertido en icono y referente de la literatura a nivel mundial.

“Hemos caminado solos durante mucho tiempo; la comisión que organiza este certamen se ha constituido como defensora del evento y por eso luchamos. No tenemos sueldos, ni dietas, no ganamos ni un centavo por hacer este certamen. Lo hacemos por el amor al arte y a Quetzaltenango”, expresó.

“Los juegos florales van hacia el infinito porque la poesía y la literatura no tienen final. En el cosmos magnífico del pensamiento humano no hay pared que nos diga hasta aquí. Y las futuras generaciones tendrán que seguir con este legado”, concluyó Custodio, quien ha participado en la organización desde hace más de 36 años.

Celebración del centenario

Quetzaltenango conmemora la fundación de los juegos con diversas actividades culturales. Del 29 de julio al 6 de agosto se realizará un festival con lecturas de poesía, presentaciones de teatro, conciertos y festivales literarios para conmemorar el aniversario en diferentes lugares públicos de la ciudad.

El 12 de septiembre, como todos los años, se efectuará la tradicional velada de premiación para los ganadores del certamen, fecha en la que también, como desde sus inicios, se investirá a la reina de los juegos, quien premiará a los vencedores.

.
.

Leave a Reply