Home > Columnas > El ruido del hielo triturándose…

El ruido del hielo triturándose…

Con esa metáfora, funcionarios de inteligencia de Estados Unidos definieron la crisis de Venezuela a varios periódicos de su país. Asimismo, manifestaron su profunda decepción por el papel de la oposición, particularmente por la incapacidad de establecer una estrategia común contra Maduro. Sin embargo, ese ruido del hielo triturándose es aplicable a buena parte de Latinoamérica y otras regiones del planeta. Apenas en una semana las noticias son tantas que resulta cuesta arriba asimilar las causas, efectos y escenarios futuros. Venezuela es un acertijo y Maduro un histriónico sin remedio, cuyo papel de sucesor de Chávez le quedó demasiado grande, además, la oposición es un episodio inacabado que puede ser contado en un par de líneas predecibles.

Pero, la pregunta esencial es cómo lidiar con múltiples acontecimientos políticos sin caer en los manidos juicios de buenos y malos o discurrir con eufemismos ad hoc a la hora de sentarse a escribir columnas de opinión. En ese sentido, “la comedia humana agrupa en torno a sí el brillo, el absurdo y el despropósito”, señala Edgar Esquivel en Revista de la UNAM, en referencia a las ideas de Umberto Eco en torno al concepto de crisis. Y cuánto despropósito hay en la destitución de Dilma Rousseff en Brasil.

Algunos analistas, cercanos a Lula anotan que Rousseff marcó un radical distanciamiento con su antecesor, a pesar de las advertencias. La mandataria es acusada de “irregularidad contable”, tecnicismo que no tipifica delito. Pero lo curioso es que la mayoría de diputados, promotores del impechment, tienen mil 131 acusaciones de corrupción, particularmente Eduardo Cunha, principal impulsor de la medida, señalado en caso de Petrobras. En pocas palabras, corruptos echándose un baño de pureza. A ello habría que sumar el desalentador desempeño de Macri en  Argentina. Es más, al presidente argentino se le menciona en el escándalo de “Los papeles de Panamá”.

En Guatemala, en ocho días, dos magistrados de la Corte Suprema de Justicia pierden la inmunidad por el caso de TCQ. En esa misma dirección, siguen las acciones del MP y la CICIG contra implicados en casos de corrupción, narcotráfico y crimen organizado. Y en cuestiones del más allá, un pastor fue señalado en una investigación de Plaza Pública y El Faro, escrita por Alejandra Gutiérrez Valdizán, de poseer grandes sumas de dinero en una off shore fuera de plaza. Por supuesto, la reacción del implicado fue amenazar con el fuego divino y demás parafernalia. Como contrapunto, otra noticia bastante desapercibida sucedió: una mujer asesinó a su hijo y luego se suicidó con el consabido desdén de quienes apenas fruncieron el entrecejo.

Además, una empresa pagó alrededor de 800 millones de quetzales a la SAT. Cifra que marea por sí sola ante los apremios por doquier del Estado. Tan solo con el 2.5 por ciento de esa cantidad, bien podría implementarse en cuatro años, la consolidación del trabajo de los editores independientes, establecer el Programa Nacional de Creadores, fortalecimiento financiero de FILGUA, la construcción de al menos dos centros culturales en la provincia, entre otras iniciativas. Bueno, esos son sueños guajiros de quienes creemos que la cultura sigue siendo el norte a seguir. Como sea, es innegable que ese ruido del hielo triturándose es una pesadilla que vino para quedarse.

.
.

Leave a Reply