Home > Columnas > Tres reflexiones

SOBRE LA LLAMADA “REFORMA ELECTORAL”.  Reformar algunos artículos de la Ley Electoral y de Partidos Políticos conforme al Decreto recién aprobado por el Congreso de la República me parece tratar un cáncer con una tisana.  Y es que, a mi juicio, la reforma política de Guatemala no gira en torno a los diputados individualmente considerados.  Son éstos “ en su mayoría” el producto nefasto, el detritus, de un sistema de partidos políticos caduco e inservible; de manera que mientras no cambien (o, mejor aún, desaparezcan) los actuales partidos, no cambiará la calidad de los diputados y, consecuentemente, no mejorará nuestro sistema político.

¿Soluciones posibles?  Una forma de oxigenar y limpiar el sistema podría ser la renovación del Congreso de la República periódicamente por mitad; a manera de que, por virtud de esta obligada renovación, los partidos estimulen la formación ideológica de sus afiliados y promuevan la formación de jóvenes generaciones para la nutrición de sus cuadros y planillas.  El sistema actual condena a la holganza cuadrienal a los partidos que no logran acceder al gobierno y, como bien dice el refrán: “el ocio es la madre de los vicios.”

SOBRE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA.  Tres son actualmente “ y ojalá no sean más en el futuro” los Magistrados integrantes de la CSJ que “ para decirlo eufemísticamente” “enfrentan señalamientos” (elPeródico, dixit).  El problema bien puede verse como un problema individual de cada uno de los afectados, a quienes  por supuesto” les asiste la presunción de inocencia y la garantía a un debido proceso.  Desde la perspectiva institucional el problema resulta ser más complejo, porque está en juego “nada menos” que la imagen exterior del Tribunal Supremo de la República de Guatemala. Y la interrogante que me planteo es: ¿qué sucederá en el caso que los Magistrados sean vinculados al proceso, ya que los juicios penales toman su tiempo? 

PROCURADURIA GENERAL DE LA NACIÓN.  Acertada me parece la decisión de no contratar ningún  bufete externo que gestione el caso TCQ. Laboran en la PGN profesionales muy capaces que merecen reconocimiento y estímulo. Postergarlos no transmitía una buena  imagen de la PGN.

.
.

Leave a Reply