Home > Deportes > Última caída

Hace apenas unos meses conocíamos la noticia de que un nuevo profesional de la empresa de lucha libre WWE, Umaga, había fallecido muy joven, cuando apenas contaba 36 años, a consecuencia de un ataque al corazón. La historia reciente muestra que no se trata de un hecho aislado y que el fallecimiento de profesionales de este espectáculo a edades tempranas se produce con relativa frecuencia.

.

Este negocio, que cuenta con millones de seguidores en todo el mundo, llena pabellones en EE. UU. casi a diario. Aquí se conoce como “Pressing Catch” desde que Telecinco lo popularizó a principios de los 90.

La compañía (World Wrestling Entertainment) siempre ha alardeado de estrictas normas acerca del consumo de sustancias ilegales y presume de obligar a sus profesionales a llevar una vida saludable. Una máquina de hacer dinero, con superestrellas que gustan tanto a niños como a mayores. Un circo perfecto, con todo entrelazado de manera que funcione a la perfección… o no.

Algo parece fallar cuando, repasando la historia reciente de esta disciplina, encontramos muchas vidas truncadas a edades muy tempranas. Esteroides, consumo de drogas, calmantes… en muchos de los casos, que acaban con la vida de deportistas de élite.

DIETAS, GIMNASIO Y SALUD

La lucha libre siempre ha sido un entretenimiento que mueve masas en Puerto Rico, Estados Unidos y en todo el mundo; tanto, que muchos de estos luchadores se convierten en íconos héroes que vivirán para siempre y su legado parte de la historia.

Lo que muchos no conocen es el sacrificio o los riesgos extremos que toman estos atletas para conseguir una condición física óptica para luchar. Además de largas horas en el gimnasio, duras dietas y el aprendizaje requerido para poder ingresar al cuadrilátero, estas personas sacrifican mucho solamente por alcanzar sus grandes metas y por entretener a los fanáticos. Sacrifican hasta su salud.

Es esa misma presión de llegar lejos en esta industria, la que provoca que muchos de estos luchadores utilicen sustancias controladas, alcohol o anabólicos. La presión es tal y las horas de sueño son mínimas, lo que provoca que muchos luchadores caigan tentados en esa red, sin darse cuenta de que poco a poco se hacen daño y hasta se provocan la muerte.

Según los portales prwrestlin.com y 20minutos.es, la otra cara del gran espectáculo del deporte de la lucha libre presenta una lista de luchadores que han perdido su vida debido a complicaciones de salud; otros debido a drogas, pero todos con el mismo denominador común, una muerte prematura asociada muchas veces al uso y abuso de estas sustancias durante toda su carrera. La lista muestra el año y la edad en la que murieron, y la causa del fallecimiento, en su mayoría por afecciones cardíacas.

Estas son algunas de las estrellas de la (antes WWF) WWE que fallecieron muy jóvenes:

Umaga (Edward Fatu): hace apenas cinco meses había roto su contrato con la WWE después de negarse a entrar en una clínica de rehabilitación y violar las normas de consumo de sustancias prohibidas por la compañía. Murió hace una semana, cuando apenas contaba 36 años. La causa pudieron ser los efectos secundarios (sufrió dos infartos seguidos en dos días) de las hormonas de crecimiento consumidas, que compraba a través de Internet. Otros luchadores que murieron jóvenes.

Kerry von Erich – murió en 1993; se suicidó a sus 33 años.

Art Barr – falleció a sus 28 años en 1994, por abuso en el consumo de alcohol y de pastillas contra el dolor.

Dick Murdoch – pereció debido a un ataque cardíaco a los 49 años en 1996.

Bobby Duncum Jr. – murió por una sobredosis en el 2000, a los 34 años.

Yokozuna – falleció por ataque cardíaco en el 2000, a los 34 años.

The British Bulldog – murió por problemas en el corazón, a los 39 años, en 2002.

Big Dick Dudle – pereció por problemas en los riñones, a los 34 años, en 2002.

Hércules Hernández – murió por ataque cardíaco en 2004, a sus 45 años.

Victor The Bodyguard – murió por ataque cardíaco a sus 38 años en 2004.

Eddie Guerrero – murió por problemas cardíacos en 2005 a sus 38 años.

Chris Benoit – murió en 2007 por suicidio, a los 40 años, después de asesinar a su esposa.

Steve Bradley – falleció por suicidio a sus 32 años, en 2008.

Umaga – murió debido a una sobredosis de pastillas en 2009 a los 36 años.

Los casos de Mr. Perfect, The Ultimate Warrior y “Rowdy” Roddy Piper parecen nombre de personajes de caricaturas, pero los entendidos reconocen que se trata de tres de las megas estrellas que ha dado el mundo de la lucha libre en Estados Unidos.

Fallecieron por otras causas

Mr. Perfect (El Señor Perfecto) murió en 2003 por intoxicación aguda de cocaína a los 44 años de edad.

The Ultimate Warrior (Máximo Guerrero) falleció el año pasado por un ataque al corazón. Tenía 54 años.

“Rowdy” Piper (El albortador) también fue víctima de un paro cardíaco. Fue un 31 de julio, a los 61 años.

Piper fue uno de los que había admitido abiertamente haber consumido esteroides y cocaína.

.
.

Leave a Reply