Home > Nacional > Los asentamientos en laderas representan un peligro latente

Los asentamientos en laderas representan un peligro latente

Un llamado de alerta a las autoridades municipales donde hay asentamientos en sus sectores lanzó la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred), ante la inminente llegada del invierno en los próximos días.

La Conred teme posibles socavamientos o derrumbes debido a la ubicación de estas áreas catalogadas de riesgo. En la ciudad se ubican 297 sitios, pero muchos de ellos colindan con municipios vecinos como Mixco, Villa Nueva y Chinautla.

La idea fundamental es pedir a las autoridades que coordinen las acciones correspondientes a fin de adoptar las medidas para evitar posibles desgracias, como en anteriores inviernos.

“En estos días se tiene programado el ingreso del invierno y varios asentamientos corren peligro”, señaló David de León, portavoz de la Conred.

“Emitimos una nueva alerta con los cuerpos voluntarios que existen en estas áreas y en la medida de las posibilidades se les ha capacitado sobre qué hacer en casos de emergencia”, agregó.

ZONA 18 CON MÁS POBLADOS

Según datos que maneja la Conred, en las zonas donde más se concentran las colonizaciones son 18, 7, 6 y 3, así como en áreas de Villa Nueva, Mixco y Chinautla.

La zona 18 es el área que congrega más asentamientos, con 68. Le sigue la zona 7, con 60; la 6, 39, y la 3, 35.

En el caso de la zona 3 ha surgido uno nuevo, el cual está en la parte de atrás de una gasolinera que se ubica antes de ingresar al puente El Incienso. Las personas que lo habitan son las que fueron desalojadas a inmediaciones de una subestación eléctrica cercana al lugar.

David de León, de la Conred, agregó que el riesgo existe en diferentes puntos y por ello realizan un constante monitoreo, máxime en el ingreso del invierno.

“Estamos dando seguimiento a áreas como el sector de Nueva Loma Linda, en la colonia Tierra Nueva que pertenece a Chinautla. Allí ya se dio un socavamiento el año pasado. Hubo una mala descarga de drenajes y esperamos que no se repita”, prosiguió.

Comentó que otros puntos que preocupan son los asentamientos que se ubican en sectores de las zonas 3, 6 y 7. “Allí habitan muchas personas en condiciones lamentables y esperamos que las lluvias no
las afecten”, aseveró.

De León indicó que en la zona 12, el asentamiento Nuevo Amanecer, es otra área de peligro, así como las Champas del Porvenir, en Lomas de Santa Faz,
en la zona 18.

La Conred tiene identificado además el poblado Mario Alioto López, como un área que debe estar en constante monitoreo. “Sabemos que se han hecho obras de mitigación para prevenir un movimiento de tierra mayor”, resumió.

Benedicto Matul, uno de los vecinos del asentamiento El Cerro, en la zona 7, de la ciudad capital que se ubica al concluir el puente El Incienso, de norte a sur, indicó que del año pasado para esta fecha no hay cambios, sino que todo sigue igual.

Comentó que se visualiza lo mismo, covachas de lámina, drenajes que pasan en medio de las calles, y quienes se van, venden los lotes o los arrendan. “Se van cinco personas y a ese lote llegan 10”, resaltó.

“En estas áreas sigue la pobreza extrema. Tenemos viviendas al pie de los cerros y eso significa un constante peligro ahora que se avecina el invierno”, añadió.

En el área del puente El Incienso se visualiza una infinidad de casas que están en las orillas de los cerros. “Los trabajos que hemos visto por estos sectores son caminamientos, pero nada más. Falta hacer algo para detener que un cerro se nos venga encima”, agregó.

Expuso que las autoridades municipales y el Gobierno no invierten en muros de contención; son áreas que consideran que no merecen atención por ser declaradas no habitables.

“Y adónde quieren que nos vayamos, si las condiciones precarias no permiten que podamos tener una vivienda decorosa en otra área”, complementó.

En su sector, el asentamiento El Cerrito, indicó que las aguas pasan a flor de tierra todo el año y si llueve fuerte es factible que se produzca algún derrumbe.

“Han venido autoridades municipales, pero no han atendido las necesidades prioritarias”, manifestó.

Matul indicó que al no tener adónde ir, las personas prefieren arriesgar su vida y quedarse en estos lugares. “El año pasado hubo un deslizamiento en el asentamiento Santa Rita, acá cerca del puente El Incienso, y hubo heridos, pero las personas siguen allí porque no hay opciones de vivir en otro lugar”, prosiguió.

Falta de atención del Estado

No se trabaja en el terreno ni en apoyo a las familias

Amanda Morán, investigadora del Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR), considera que las personas que viven sobre las laderas de barrancos o en el fondo de estos no son atendidas por el Estado.

“Estos núcleos familiares no tienen acceso a la vivienda. Los sectores habitaciones que vende la iniciativa privada no son asequibles para ellos y por esto buscan ubicarse en los llamados asentamientos”, agrega.

Opina que estos grupos familiares tampoco pueden acceder a los créditos y a los financiamientos. “Ocupan áreas que normalmente no tienen propietarios, son públicas en su mayoría. Cuando llegan a un terreno en buenas condiciones, resulta que es propiedad privada y son desalojados”, resalta.

Morán considera que es el Estado el que permite que estén allí, porque tampoco tiene políticas claras para atender a estas personas carentes de vivienda.

Entre las soluciones, la analista considera que puede haber paliativos para solucionar esta problemática, como que el Fopavi, entidad del Ministerio de Comunicaciones, Infraestructura y Vivienda (CIV), funcione mejor y provea de viviendas. “Aparte, no se ha hecho nada; tampoco se subsidia a las personas más necesitadas; no se le pone atención al crecimiento de estos asentamientos”, señaló.

INVIERNO A LA VISTA

Según el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh), se tiene previsto que el invierno ingrese en la meseta central del 15 al 25 de mayo.

En otras áreas del país, se pronostica la misma fecha, y en la costa norte y sur las lluvias muchas veces se anticipan.

Los peligros a los que se exponen

Los peligros son principalmente deslaves y derrumbes. Estos se producen por los sismos, la erosión y las condiciones del suelo.

De León explicó que “la inclinación que tienen los terrenos donde viven las familias de asentamientos es demasiada. Lo permitido son 15 grados, y hay áreas que tienen hasta 45”.

También, en varias áreas carecen de sistemas de drenaje adecuado. No hay árboles, y esto incide en que la tierra se mantenga inestable. “Cada quien construye como puede y esto a la larga es más perjudicial”, refirió.

Agregó que una de las soluciones sería hacer obras de mitigación, como la protección, el talud del cerro o ladera, que son obras en las que se llega a invertir Q100 mil.

“Los asentamientos son proclives a varios sucesos como el cambio climático, las lluvias y los eventos sísmicos”, añadió.

297 poblados se encuentran en área de riesgo

Leave a Reply

cuatro × cinco =

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com