Home > Vida > Ideas para divertirse en familia con mamá

Ideas para divertirse en familia con mamá

A unque es cierto que a diario debemos festejar a las autoras de nuestros días y comportarnos lo mejor posible con ellas, la tradición dicta que el 10 de mayo las festejemos a lo grande. No importa de qué manera: la idea es hacerlas felices. Estos son algunos consejos para que compartas con ellas esta fecha tan especial.

Viaja al pasado con fotos antiguas

A todos nos gusta ver fotos viejas y revivir la ocasión en que fueron tomadas. A las madres les encanta recordar momentos especiales: reír de alguna ocurrencia, rememorar el día de su casamiento, comentar lo que sintieron cuando nació su primer nieto, su emoción durante el acto de graduación de su hija, lo guapo que lucía su hijo cuando hizo la primera comunión, etcétera. Lo ideal en este día es poner un álbum de fotos frente a mamá y formar un medio círculo detrás de ella. La idea es que ella nos hable de las emociones que le genera cada foto y que nos brinde un recorrido por anécdotas familiares. Es una actividad tan sencilla, pero gratificante; nadie se va a aburrir. Y, para finalizar con algo más personalizado, armemos un álbum de fotos de su vida. Para esto se puede pedir la colaboración de la familia entera, para que aporte fotos de sus propias colecciones.

Prepárale su plato favorito

Una buena manera de festejar a nuestra madre es cocinarle su comida favorita. Reúne a toda la familia en la casa materna, o en la de alguno de sus hijos, de preferencia la más espaciosa. Sienten cómodamente a mamá, pongan una copa de vino en sus manos y no le permitan tocar un solo utensilio de cocina. El hecho de reunir a todos los hermanos a cocinar para mamá es un catalizador de buenas vibraciones y promueve la convivencia familiar. Mamá puede quedarse cómodamente sentada en el sofá, escuchando música o viendo su programa favorito. O, si lo prefiere, puede ocupar una silla en la cocina, por si desea participar dando tips de cómo preparar la comida. También existe la posibilidad de que prefiera un platillo no casero, de gastronomía extranjera y no sepamos cómo prepararlo. En este caso, lo recomendable es llevarla a comer al restaurante de su predilección.

Agasájala con su música favorita

La música es una manera infalible de agradar a cualquier persona. Seguramente nuestras madres tienen un cantante cuyos temas les guste por sobre los demás; algunas preferirán éxitos de antaño y otras sentirán predilección por artistas modernos. Y aunque la música que a ellas les gusta difiera de la nuestra, la festejada es la mamá. Podemos obsequiarle un CD o DVD, escucharlo con ella y discutir los aspectos que le atraen de tal o cual género musical. Ellas sentirán que nos interesan sus gustos y los lazos afectivos se estrecharán. Y si lo que deseamos es sacarla a pasear, podemos aprovechar que siempre hay conciertos en esta fecha. Lo disfrutará muchísimo y le brindaremos gratos recuerdos para el futuro.

Organiza un spa casero

Lo que le falta a cualquier madre del mundo es descanso y tiempo para relajarse. Esta fecha es ideal para organizarle a mamá un día de encuentro con el cuerpo. Las actividades pueden ir desde hacer yoga o practicar taichí, hasta una sesión de meditación con música new age. Pueden turnarse para brindarle un prolongado masaje relajante y dejarla como nueva, o prepararle un baño tibio con sales relajantes y velas aromáticas. Para ello no es indispensable llevarla a un spa; se puede hacer en casa. También pueden contratar a una cultora de belleza que haga visitas a domicilio y pagarle un paquete de belleza completo: manicura, pedicura, corte y tinte de cabello, depilación de cejas… lo que ella necesite para verse y sentirse de maravilla. La idea es que nuestra madre se relaje, se sienta consentida y sonría al ver los resultados.

Diviértanse con juegos de mesa

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que las familias se reunían alrededor de un juego de mesa y se divertían a lo grande. Hoy es una ocasión adecuada para revivir esa tradición: investiguemos qué juego le gustaba a nuestra madre y sorprendámosla. Puede ser una partida de dominó, de Luisa, Bancopoly o incluso ajedrez. Es una manera sana y entretenida de compartir la sobremesa después del almuerzo. Y quienes deseen modernizar a mamá pueden enseñarle a utilizar los juegos de su smartphone, o ir más allá e introducirla al mundo de los videojuegos y poner un control Wii en sus manos. Quién sabe, a lo mejor ella se convierte en nuestra compañera de juegos. ¿Y qué mejor manera de convivir con ella que jugando juntos? El aspecto lúdico es esencial en cualquier relación, pero la vida ajetreada  y las tareas diarias nos hacen olvidarlo. Hoy es la ocasión de volver a ser niños con mamá.

.
.

Leave a Reply