Home > Mundo > Rousseff ataca de nuevo a Temer

Rousseff ataca de nuevo a Temer

La jefa de Estado brasileña, Dilma Rousseff, intensificó ayer sus ataques a su vicepresidente, Michel Temer, en vísperas de la crucial votación en el Senado que puede apartarla del cargo y llevarlo a él al palacio de Planalto.

Rousseff acusó a Temer, sin citarle, de proponerse reducir al mínimo los subsidios que el Gobierno entrega a los más pobres por medio del programa Bolsa Familia, para cortar gastos y  sortear la grave crisis económica que vive el país.

“El gasto del Bolsa Familia es menor al 1% del PIB. Quieren hacer ahorro con el dinero de los más pobres”, acusó Rousseff, durante un discurso en Palmas,capital de Tocantins (norte).

Según la mandataria,su eventual sucesor quiere retirar los subsidios que se pagan a 36 millones de personas y solo mantenerlos a los 10 millones de personas más pobres del país.

Del mismo modo, advirtió que el eventual Gobierno de Temer tratará de esconder sus intenciones usando terminología como “reducir”, “reestudiar” o “centrar” esos programas sociales, cuando en realidad, según ella, pretende “romperlos”, algo que niega el propio vicepresidente, que está enfrascado en la tarea de preparar su eventual gabinete.

Según la mandataria, sus opositores nunca ganarían las elecciones con un programa que contemplase esos recortes sociales que impulsó su Gobierno y el de su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva. Por ello, retó a los opositores a tratar de llegar al poder por medio de las elecciones y a ceder a las urnas el papel de “juez” de su Gobierno, en lugar del Senado, que la juzgará en los próximos días.

“Desde el punto de vista de la política, el gran juez es el pueblo brasileño. Si quieren hacer un juicio político de mi Gobierno, que acudan al pueblo brasileño y no al impeachment”, dijo Rousseff.

Esta es la primera vez que Rousseff sugiere en público la celebración de elecciones, aunque algunas voces en el Partido de los Trabajadores (PT) ya habían expresado esa posibilidad que, sin embargo, no está recogida en la Constitución y tampoco se ve con buenos ojos por parte de la oposición.

En su discurso, Rousseff reiteró su tesis de que el proceso de destitución se trata de un “golpe” de Estado, porque “no tiene base legal” y porque ella “ni siquiera” participó en los supuestos ilícitos que le imputan sus adversarios.La denuncia se basa en unas maniobras contables, supuestamente irregulares, realizadas en los últimos años y que han sido comunes en los Gobiernos de los últimos presidentes brasileños.

Dilma Rousseff

ACUSACIÓN

“Se pretende romper los programas que durante años han ayudado a los más pobres de este país

.
.

Leave a Reply