Home > Columnas > El comportamiento humano

Impredecible. Esa es la palabra. El comportamiento humano es impredecible. No importa la cantidad de estudios, análisis y formas de evaluación que se hagan para buscar determinar el comportamiento de una persona, lo cierto del caso es que es prácticamente imposible determinar cómo una persona reaccionará. Sin embargo, a lo largo de la historia de la humanidad, diferentes personas y organizaciones se han dado a la tarea de buscar patrones similares del comportamiento humano y han buscado aglutinarlos en grupos. Posiblemente uno de las clasificaciones más conocidas y duradera es la realizada por Hipócrates, quien identificó cuatro grupos primarios de comportamiento: sanguíneo, flemático, colérico y melancólico. La clasificación hipocrática fue realizada desde la perspectiva de los fluidos, tomando como base el fluido dominante en la persona.

.

Durante el último siglo, el análisis de este tipo de comportamiento se ha hecho más intenso y ha sido abordado por diferentes tipos de profesiones e intereses, habiendo existido un denominador común: el cerebro. Así es, los expertos han coincidido que el comportamiento humano deriva de la configuración cerebral de cada individuo. Posiblemente, en nuestra era esta afirmación no resulte en el descubrimiento del agua azucarada, pero es necesario comprender que en el contexto en el que se empezaron a hacer estas afirmaciones el estudio del cerebro era prácticamente nulo, pues las posibilidades que brindaban las herramientas conocidas era muy limitada. Hoy, todos sabemos que existe una tecnología  avanzada que permite revelar las reacciones y forma de proceder del cerebro en muchas formas, aunquelos que siguen en el estudio exhaustivo del cerebro confirman que, mientras más avanzan, más llegan a la conclusión de que es sumamente complejo y prácticamente imposible de definir  todo su funcionamiento.

De tales estudios, se ha llegado a una clasificación que coincide en muchos aspectos con la realizada por Hipócrates. Primariamente las coincidencias surgen desde la definición de igualmente cuatro modos de comportamiento, ya los nombres varían de acuerdo con los criterios y perspectivas de cada quien.

Pero antes es necesario saber que cada una de estas conductas no pretende etiquetar a la persona. No se trata de decir “tú eres…” sino más bien mostrar una aproximación bastante certera del estilo de comportamiento preferencial que tiene alguien desde una mezcla única que le define. Con esta aclaración, es necesario reforzar  que cada persona es una “mezcla”; no existe un estilo puro pues nuestro cerebro opera como un todo interconectando cada  cuadrante que define y marca el estilo o lenguaje de comportamiento. O sea que todos tenemos un poco de cada uno de los cuatro aunque uno o dos dominan.

Dicho lo anterior, paso a hablar algunas generalidades de los cuatro modos de pensamiento, aunque por cuestión de espacio será hasta la próxima semana…

Los expertos han coincidido que el comportamiento humano deriva de la configuración cerebral de cada individuo.

.
.

Leave a Reply